1 4
What Do I Do With My Sexual Desires?
“What do I do with my sexual desire?” I’ve heard this question from men and women of every age, from those who have never married and from those who find themselves “single again.” I have also heard this question from married people who, for one reason or another, do not feel sexually satisfied within marriage. (Presione aquí para leer en español).  If you follow Christ, you aim to steward your sexuality in a way that honors God’s design. God created sex to be an expression and celebration of the covenant promise of marriage. This means that most Christians will have sexual urges and desires that they cannot act on while honoring God at the same time. As Paul wrote, there is no temptation you experience that is unique to you. Many other men and women  know the ache of denying their sexual desire for the higher purpose of honoring God. But what do you do with that ache? And how do you make it through a lonely night when sexual temptation is all around you? In our day, sex means nothing and everything at the same time. On the one hand, the culture presents your sexual choices to be as non-consequential as what you choose to eat. Sexuality has been gutted of spiritual and relational significance. At the same time, sex has been linked with your identity, your maturity, and your personal fulfillment as a human being. Sex has become the “catch all basket” to bear burdens it was never created to carry. Just like that craving for chocolate or the restlessness of having to sit still for hours on end, our bodies experience genuine physically-based desires and urges. But there is a difference between a physical urge and a need. Your body does not need sex, even if those longings feel very much like a need. However, you have genuine needs that may be channeled into sexual desire. For example, why is it that a woman might experience insatiable cravings for sex when she is single, but her desire completely disappears once she’s married? Her body hasn’t changed enough to explain her drop in desire. More likely, her longing for sex wasn’t really about sex. She used sex to meet underlying, and perhaps subconscious, needs. We usually experience sex as a need (not simply a longing) only when it is linked with greater underlying needs. Resisting sexual temptation definitely involves elements of self control. However, a more effective strategy than continually “white knuckling it” is to reflect on the underlying source of your sexual desire.   You need intimate connection. Sarah had recently become a Christian. Over lunch, she honestly shared with me about her battle to stop having casual sex. “There is this guy I met at work. We barely know each other, but I am attracted to him. We started flirting and the next thing I knew, I found myself in bed with him. How do I stop wanting to have sex with random guys like this?” I asked Sarah, “Did you feel better after you had sex with him?” She honestly answered, “No.” Then I asked her to reflect on what she got out of the encounter. Was there any moment during which it was satisfying? “I just wanted to be held and touched. It felt great in the moment to connect to someone even so briefly. And then I felt disgusting and rejected afterward.” We live in a world where it’s easy to feel isolated… especially as a single person. You weren’t created to live in a small apartment all by yourself, working sixty hours a week and being entertained by a screen during your free time. You were made for intimacy. Whether or not you are married or have children, you need touch, you need to share life with people, and you need to be known. While our pace of life often sabotages intimacy, it offers sex as a cheap replacement. Sarah didn’t hook up for sex. She used sex so she could experience a fleeting moment of connection and affirmation. Clues that this might be underlying your sexual desire: Temptation is the greatest when you are feeling lonely. As you evaluate your relationships, you can describe very few of them as intimate connections. Address this need by: pursuing authentic friendships connecting with a local church and getting involved developing an intimate relationship with the Lord   You need comfort. When you have sex or masturbate, your body releases “feel good” chemicals like endorphins, oxytocin, and serotonin. God designed this release to reinforce the bonding between a husband and wife. Over time, a married couple learns to seek comfort and pleasure by pursuing and responding to one another. Many learn to use sex or masturbation as a form of self-medicating. Sexual temptation is less about the desire to have sex and more about escaping feelings of anxiety, restlessness, or depression. One of the leading movements combating porn is called Fight the New Drug, reminding us that sex can be misused as a drug because it  can hijack the natural pleasure centers of the brain. You then become dependent upon the drug to navigate the challenges of life or even to relax or fall asleep. This is not how God intends us to use the gift of sex, whether we are single or married. Clues that this might be underlying your sexual desire: Your sexual temptation is the greatest when you experience physical or emotional discomfort. You regularly feel anxious or depressed. You use sex to reward yourself for working hard. Address this need by: Naming the underlying discomfort you are feeling rather than interpreting it as sexual desire. Cultivating healthy ways to find comfort and self care like artistic expression, talking to a friend, worship and prayer, essential oils, cleaning a closet, or taking a nature walk. Seeking help from a counselor or sexual addiction specialist.   You need to be “spent.” Research shows that workaholics often experience low sex drives. The same is true of people who engage in demanding exercise routines. One reason for this correlation is depleted testosterone by too much work and lack of rest. While depleting our testosterone because of overwork is a bad thing, this also shows that God gives us many ways to direct the energy that may be experienced as a sexual drive. Testosterone is a “green light” hormone in the body that plays a role in risk taking, competitive behaviors, energy, and concentration. While the impact of testosterone is greater in men than women, both genders experience a higher libido as testosterone increases. Although it’s a bit more complicated than this, think of testosterone as a regularly-generated fuel that burns up when you “spend” it. God gave us testosterone and other brain chemicals not only for their role in sex, but also as a natural means of prompting us to impact our world in meaningful ways. One of the greatest correlations for people battling pornography is boredom and a lack of purpose. When you wake up every day to exciting projects and challenges, you are addressing your emotional and biological need to have an impact in the world. You may also find that, by the end of the day, you are too tired to think about sex! Clues that this might be underlying your sexual desire: You experience more sexual temptation when you are bored. You feel challenged in your everyday activities (including work, hobbies, service). You regularly engage in vigorous exercise to the point of feeling a “good tired” by the end of the day. Address this need by: pursuing challenges (if your work isn’t challenging, pick up a new hobby or project) getting involved in a volunteer activity that stretches you out of your comfort zone making plans to exercise when you typically feel most tempted   You need healing. Kaley grew up in a home that looked perfect on the outside, but behind closed doors, her father sexually abused her throughout her childhood. While Kaley hated sex, she also found herself in a cycle of sexually acting out followed by self-contempt and shame. She felt like her life was spiraling out of control after two abortions, a life-threating STD, and losing her job because of sexual misconduct. Why would a woman like Kaley continue to put her life at risk and compromise her future because of sex? Wouldn’t the abuse she suffered as a child make her want to avoid sex instead of insatiably seek it? Trauma from our childhood often plays out and seeks expression in our sexual temptations. This is true not just of childhood sexual trauma, but also our early experiences of feeling out of control, abandoned, neglected, or dominated.  My friend Jay Stringer wrote the excellent book Unwanted to help people understand the link between past trauma and unwanted sexual behavior. We are drawn to sexual experiences as an ineffective way to address painful patterns from the past. Clues that this might be underlying your sexual desire: You find yourself drawn into sexual situations or fantasies that also repel you (for example, BDSM). You have a love-hate relationship toward sexual outlets. You have significant trauma in your past that you haven’t worked through with a counselor or mentor. Address this need by: acknowledging that your pain from the past doesn’t stay in the past and that God is inviting you into healing seeking help from a counselor who has training specifically in trauma recovery consider reading Jay Stringer’s book, Unwanted*   A mature Christian learns to be aware of desires rather than driven by them. As you grow in your relationship with God, you may find that He helps you address sexual temptation by meeting you in the underlying wellspring of those temptations. There are many passages in the Bible that implore Christians to avoid sexual immorality. We need to take this teaching seriously. Yet we must also pair it with the call to abide in Christ Jesus. He is the source of our strength to resist temptation. Abiding in Christ means that our lives are completely surrendered to and united with Him. God will not magically change your behavior without first transforming your heart. This internal work goes beyond filters on your iPhone and new resolutions to resist temptation. Friend, don’t let the enemy discourage you because of your continued struggle with sexual temptation. Instead, receive the invitation to pursue the life-changing journey of walking intimately with Jesus. You may also find the following resources helpful: "Is Masturbation a Sin?" You May Be Asking the Wrong Question (blog) Java with Juli Ep. #338: Single & Sexual Java Pack: Single & Sexual How to Choose a Wise Counselor (blog)   *This is an affiliate link. AI may earn referral fees from qualifying purchases. Photo by Anthony Tran on Unsplash
2 0
Guía de supervivencia en el matrimonio
La vida en 2021 está llena de preocupaciones sobre la salud, el empleo y la economía. Sin embargo, es posible que su problema más preocupante en este momento no sea su plan de jubilación, sino su matrimonio. Dios creó el matrimonio para que sea la experiencia suprema de la unidad humana, dos personas se vuelven una. Pero seguramente hay un límite en lo que respecta a la cercanía que debe existir entre dos seres humanos, ¿verdad? Con las cuarentenas y las órdenes de “aislamiento en casa", ¡es posible que ya hayan llegado a ese límite! Incluso las parejas más cercanas experimentarán estrés y conflictos durante esta temporada de ansiedad y aislamiento sin precedentes. Ya sea que se trate de una discusión sobre platos sucios o de cómo reducir los gastos, es probable que casi todos los hogares hayan experimentado cierta tensión. Aquí hay algunas sugerencias prácticas para ayudarlos a navegar la tormenta: Orar a solas y orar juntos Esto puede parecer un cliché proveniente de un ministerio cristiano, pero ¿con qué frecuencia acudimos a la oración como un pensamiento secundario? Pasamos horas hablando y planificando y luego lo rematamos con un guiño a Dios: "Oremos bien rápido". Si bien las oraciones rápidas pueden ser efectivas, la actitud subyacente es que el verdadero trabajo de la vida se realiza a través de nuestro esfuerzo, y la oración es la “cereza” espiritual con la que terminamos. Cuando en realidad, debería suceder totalmente lo contrario. Su matrimonio es un campo de batalla espiritual. Ninguna cantidad de conversación, planificación y manejo de conflictos será más eficaz que pedirle a Dios sabiduría, fuerza, perspectiva y ayuda divina. Como arma espiritual, la oración nos recuerda lo que realmente importa, nos convence de actitudes que contribuyen a la discordia y nos une como hermano y hermana en Cristo. Durante este tiempo de presión inusual, los animo a hacer de la oración el "plato principal" tanto en sus pensamientos como en su relación.  Implementar una estructura saludable  Uno de los desafíos de nuestra situación actual es la ausencia de estructura. Los ritmos naturales de los días de trabajo, las tareas del hogar y los momentos de diversión se han convertido en un enorme caos. ¿En dónde se puede contestar esa importante llamada de trabajo sin interrupción? ¿A qué hora deberían irse a la cama si no hay nada por qué despertarse? ¿Quién supervisa la educación en línea de los niños? Prosperar como pareja (y familia) puede requerir que implementen estructuras saludables que probablemente se hayan visto afectadas. Aquí hay tres áreas en las que pueden implementar dichas estructuras nuevamente en sus vidas. Establecer rutinas Los primeros días de vacaciones pueden parecer un sueño. No tienen que poner la alarma, pueden comer cuando quieran y pasar el día según lo que más les convenga. Después de aproximadamente una semana sin la estructura de tiempo normal, las vacaciones pueden convertirse en depresión. La ciencia nos dice que generalmente funcionamos mejor con una estructura establecida de cuándo ir a la cama, cuándo comer, cuándo hacer ejercicio, cuándo trabajar y cuándo jugar. Como pareja, hablen sobre cuáles serían los ritmos saludables en el manejo del tiempo durante esta temporada. En la medida de lo posible, traten de ceñirse a las rutinas que establecieron antes de que el COVID-19 interrumpiera su vida. Esto también incluye hacer tiempo para estar a solas. Administrar su tiempo de manera proactiva es importante para mantenerse productivo, pero también es fundamental para asegurarse de tener tiempo para hablar, relajarse y divertirse. Tal vez en lugar de una pausa para el almuerzo, podrían tomarse un descanso de intimidad :) Establecer espacios En este momento, tenemos a tres de nosotros trabajando desde casa y dos tomando clases en línea (¡más un nuevo cachorro!). Hace apenas unos minutos, estaba tratando de escribir con dos de mis hijos (de 21 y 17 años) acostados en el piso de mi oficina jugando con los perros. No quería decirles que se fueran porque estos momentos son raros. ¡Sin embargo, tengo trabajo por hacer!  Durante los últimos días, nos hemos estado tropezando unos con otros en la cocina, alguien mirando la televisión con el volumen muy alto mientras uno de nosotros está organizando un seminario web :) y todos tratando de encontrar pequeños rincones de la casa para mantener nuestra vida y nuestro trabajo organizados. Incluso si tan solo se trata de “un pequeño rincón", es importante hablar sobre qué espacio se usa para qué fines. Establecer límites físicos no solo puede ayudar a eliminar los conflictos, sino que también les da a todos en su hogar un nuevo sentido de normalidad en espacios reducidos.  Establecer territorios  Realmente no soy una persona desordenada (¡lo prometo!). Pero en comparación con mi esposo, soy un desastre. A Mike le encanta la organización. Cuando limpia la cocina la hace brillar. Cuando dobla la ropa, parece el trabajo de una máquina. Esta es una gran bendición, pero puede resultar frustrante cuando estamos en espacios reducidos. No siempre se emociona cuando no alineo las cucharas en el cajón o si no encuentra algo que está enterrado en el fondo de la nevera. Y me irrita cuando mueve mis cosas porque encontró "un lugar mejor para ellas". Tuve que recordarle esta semana: "¡La cocina es mi territorio!"  Piensen en nuestra situación actual como una de esas pruebas psicológicas que usan manchas de tinta. Todos responderán de manera distinta al tiempo extra, al aburrimiento y a la cuarentena. Algunos disfrutarán de la tranquilidad, mientras que otros aprovecharán la oportunidad para abordar proyectos domésticos. Tal vez uno de ustedes quiera pedir comida a domicilio y el otro quiera ahorrar dinero haciendo arroz y frijoles. Ninguno de los dos está equivocado. Manejar estos tipos de conflictos inevitables puede requerir una clara división del trabajo. Por ejemplo, uno de ustedes se encarga de la cena los lunes, miércoles y sábados, y el otro las demás noches. Esto es particularmente importante si tienen niños que ahora están con usted las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Tomen turnos dándose permiso mutuamente para estar "fuera de servicio" para relajarse o para concentrarse en proyectos de trabajo.  A lo largo de su matrimonio, han aprendido a afrontar desafíos y a decidir quién hace qué tareas y quién organiza qué espacio. Es probable que todos esos "normales" hayan sido alterados. Triunfar en medio de COVID-19 requerirá establecer intencionalmente una nueva normalidad.  Hablar sobre lo peor que podría llegar a pasar ... una vez Probablemente nunca hayan escuchado este consejo antes. La sabiduría convencional nos dice que dejemos atrás nuestros miedos y lidiemos con las crisis con optimismo. Como dice Eclesiastés, hay un tiempo para cada estación debajo del cielo. Si bien no queremos vivir con miedo, también debemos lidiar con las posibles realidades de lo que  tanto nosotros como los demás estamos enfrentando.  Nuestros miedos nos dominan cuando nos obsesionamos con ellos o los reprimimos. Ahora es una temporada para abrazar e incluso anticipar las realidades de pérdidas significativas. Pedro les dijo a los primeros cristianos, “pongan sus preocupaciones en el Señor porque Él se preocupa por ustedes”. No podemos soltar nuestras preocupaciones hasta que las nombramos. Es completamente saludable hablar y orar sobre qué pasaría si ... e incluso planificar la posible pérdida de ingresos o de seres queridos. Como creyentes, nuestros peores escenarios posibles no tienen por qué llevarnos a una preocupación obsesiva, sino que pueden desafiarnos a poner nuestra fe en práctica. “Yo les digo, no se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; o por su cuerpo, cómo vestirán. ¿No es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa? Miren las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni recogen en graneros, y sin embargo su Padre celestial las alimenta. ¿No son ustedes mucho más valioso que ellos? " Esto no tiene la intención de ser un estímulo simplista, sino de enfocar nuestra visión espiritual en la esperanza de tener un Dios que ha prometido estar con nosotros incluso si sucede lo peor.  Servir juntos Cuando Mike y yo nos casamos, mi padre habló brevemente durante nuestra boda. Él leyó un versículo de 1 Pedro y nos ordenó: “Sean de bendición". Es algo que siempre he recordado. En las buenas y en las malas, ¿cómo podemos, como pareja, ser de bendición para los demás? Servir juntos nos brinda una forma única de unidad. Nos ayuda a dejar de pensar en nuestros propios desafíos al ver que otros están en necesidad.  ¿Cómo puedes ser de bendición durante este momento único de nuestra historia? Hablé con una pareja que pidió pizza para su vecindario solo como una forma de mostrarles amor. Ofrézcanse para hacer mandados para amigos o vecinos que sean mayores o que estén inmunodeprimidos. Organicen una fiesta virtual con un grupo de amigos. Apoyen a un amigo o ministerio que esté sufriendo económicamente durante estos tiempos difíciles.  El otro día, mi hijo menor dijo: "Algún día les contaré a mis hijos sobre cómo fue vivir durante este momento de la historia". Su comentario me hizo pensar en las historias que me contaron mis abuelos sobre el país durante la Segunda Guerra Mundial. La "generación más grande" se forjó a través de las dificultades que requerían abnegación y sacrificio. En una escala en miniatura, lo que su matrimonio enfrenta actualmente también puede forjar el carácter y la solidaridad acerca de los que un día les contarán a sus hijos y nietos. Son las pequeñas decisiones que hacemos todos los días las que determinarán si salimos más fuertes de las pruebas que enfrentamos.    SOBRE LA AUTORA La DR. JULI SLATTERY es una experta reconocida en la integración de la verdad bíblica y la sexualidad. Ella es psicóloga clínica, autora, y oradora, con más de veinticinco años de experiencia asesorando, discipulando y enseñando a mujeres. Juli tiene títulos en psicología de Wheaton College (BA), Biola University (MA) y Florida Institute of Technology (MS y PsyD). De 2008 a 2012, Juli trabajó en Focus on the Family, donde fue copresentadora del Daily Broadcast. En 2012, cofundó Authentic Intimacy con Linda Dillow. Ofrece un podcast semanal (Java with Juli), blogs, charlas y escribe sobre la intersección de la sexualidad y la vida cristiana. Juli y su esposo, Mike, están casados ​​desde 1994 y tienen tres hijos. Juli es miembro de la junta directiva del Instituto Bíblico Moody. Ha contribuido con el New York Times, USA Today, Today's Christian Woman, la revista Thriving Family, Focus on the Family, Family Life Today y muchos otros medios de comunicación seculares y cristianos.
1 0
COVID-19 y pornografía: Una salida rápida, pero no una solución
Estoy encantada de presentarle a la comunidad de Intimidad Auténtica a nuestra nueva Directora de Discipulado, Joy Skarka. Joy nos trae no solo educación y experiencia, sino también su propia historia de transformación de la esclavitud sexual a la libertad en Cristo. —Juli Desde el inicio de COVID-19, la industria de la pornografía ha experimentado un aumento masivo en el tráfico de sitios web. El 24 de marzo, un sitio importante anunció que su contenido premium sería gratuito para todos los visitantes, lo que resultó en un aumento masivo del 18,5%. El sitio explicó que ver pornografía gratis alentará a las personas a quedarse en casa y aplanar la curva.  No es de extrañar que muchos recurran a la pornografía en nuestras circunstancias actuales. Lo sé porque esta solía ser mi historia. En momentos de dolor, recurrí a la pornografía para escapar de mi realidad. Involucrarme con la pornografía parecía ser una solución rápida para mis emociones y sentimientos negativos, pero nunca fue algo completamente satisfactorio. Estas emociones y sentimientos negativos pueden incluir miedo, ansiedad, aislamiento, estrés y aburrimiento, todos los cuales se encuentran actualmente en su nivel más alto para muchos de nosotros. En nuestro miedo y ansiedad en medio de la pandemia de COVID-19, buscamos cosas que nos reconforten y nos hagan sentir seguros. Vemos las noticias y recurrimos Twitter. Compramos todo el papel higiénico y las toallitas húmedas de los estantes. Tenemos una maratón de Netflix con la esperanza de que una pequeña distracción y una rápida sensación de placer calmen nuestros nervios. La pequeña decisión que tomamos de recurrir a la pornografía en busca de comodidad tiene un impacto duradero en nuestros cerebros. La pornografía reconfigura nuestro cerebro reconstruyendo nuestros patrones neuronales y creando vínculos con las imágenes. A menudo, comenzamos mirando imágenes simples, uniéndonos a una sala de chat, leyendo una novela romántica o recurriendo a la pornografía en Internet. Luego, la dopamina, una sustancia química placentera, se libera en el cerebro. Con el tiempo, desarrollamos tolerancia y nos volvemos insensibles a las imágenes. Cuando los niveles de dopamina ya no son lo suficientemente altos como para sentir placer, una persona querrá algo más fuerte. Al igual que una adicción a las drogas, una persona puede desarrollar una adicción química a la pornografía. En el momento en que vemos la pornografía, no pensamos en los impactos negativos duraderos. Este es el poder de la adicción, pero la buena noticia es que adoramos a un Dios que tiene el poder de superar nuestras adicciones y traer sanidad a nuestro cerebro. Mientras estamos en cuarentena, también podemos sentirnos solos. Vivir solo o incluso con un compañero de cuarto o apartamento durante una crisis como esta puede acentuar el aislamiento de la soltería. Es posible que no te sientas querido o deseado cuando estés atrapado dentro de las paredes de tu hogar. Y el matrimonio también puede sentirse solitario. Cuando dos personas se ven obligadas a pasar tiempo juntas, el conflicto puede hacer que desees vivir solo. En nuestro dolor, buscamos soluciones rápidas para solucionar nuestros problemas del corazón. (Mira la Guía de supervivencia matrimonial: sobreviviento una cuarentena con tu cónyuge.)  Nuestras almas anhelan intimidad y conexión. Durante este tiempo en que las personas están atrapadas en casa, separadas de sus seres queridos y viviendo con miedo, tiene sentido que busquemos algo para satisfacer nuestros anhelos. Fuimos creados para la intimidad. Fuimos creados para ser amados y querer amor, pero buscamos cosas que nunca nos brindarán satisfacción duradera. El mundo a menudo separa la intimidad del sexo. Puedes tener sexo sin intimidad e intimidad sin sexo. La pornografía es sexo sin intimidad. Si bien promete conexión, la pornografía finalmente creará un mayor aislamiento de las personas, de Dios y de la hermosa imagen de cómo fue diseñado el sexo. El sexo es relacional. El sexo es espiritual. La pornografía aísla y nunca llenará nuestros anhelos. Con el clic de un botón, podemos sentirnos “conectados” durante unos minutos, pero esta sensación se desvanece rápidamente. Si la pornografía no satisface tus necesidades, ¿qué lo hará? La tentación es una forma ilegítima de abordar nuestros legítimos anhelos. Tu ansiedad y soledad son reales. Acudir a la pornografía es una solución fácil para nuestros miedos, soledad y aburrimiento, pero ¿es algo duradero? Lo único que llenará los anhelos y deseos de nuestro corazón es la intimidad con Dios. Dios quiere usar nuestras circunstancias actuales para permitirnos volver corriendo a él y experimentar su intimidad. Mi oración, tanto por mí como por todos nosotros, es que usemos nuestro dolor para bien durante esta temporada. Oro para que incluso en los momentos en que nos sentimos solos o luchamos con la ansiedad, corramos a Dios en busca de su consuelo y no a la pornografía. Si a veces tienes problemas con la pornografía o incluso si recientemente tuviste una recaída importante, aquí hay algunas herramientas y pasos prácticos:  1) Acude a Dios para satisfacer tus anhelos. La intimidad con Dios se puede profundizar mediante la oración, la lectura de la Biblia y la adoración. Use su tiempo extra en casa para pasar tiempo en la presencia de Dios. (Mira un devocional de Juli Slattery acerca de la intimidad con Dios.) 2) Acude a Dios en busca de sanidad.  Hoy, durante mi tiempo con Dios, leí la historia de Jesús sanando a la mujer con el flujo de sangre. Durante doce años, ella sufrió e incluso gastó todo su dinero tratando de mejorar, pero solo empeoró. Después de extender la mano y tocar el manto de Jesús, su sangrado se detuvo de inmediato. Si has luchado con la pornografía durante años, hay esperanza. Acércate a Jesús y él puede brindarte sanidad duradera.  3)Encuentra una comunidad en línea. Únete a nuestras citas nocturnas o hazte miembro de nuestra comunidad Necesitamos conectarnos con personas reales a través de videoconferencias y hablando por teléfono. Haz una video llamada con un amigo y oren juntos. Necesitamos a Dios, pero también necesitamos una conexión humana. Internet puede ser una herramienta poderosa para conectarnos o una herramienta peligrosa que puede aislarnos de Dios y de los demás. También puedes unirte a grupos en línea que brindan apoyo comunitario y específico al área de pornografía. Actualmente lidero un grupo de Pure Desire. Únete a un grupo hoy. 4) Consulta otros recursos de Authentic Intimacy. Java with Juli Podcast: #300: Christians Struggle with Sexual Addiction Too. Webinar: Pornography: Help for Spouses & Parents  Blog: Breaking Free From Addiction and When Your Kids Look at Porn 5) Aprende a estar en tu incomodidad. En lugar de recurrir a la pornografía, Netflix o la comida, escribe tus sentimientos en un diario. Date permiso para llorar, para admitir que te sientes abrumado, solo o ansioso. No necesitas negar estos sentimientos, sino volverte a Dios con ellos. Clama a Dios; él puede ocuparse de nuestros miedos, preocupaciones e inseguridades. Él es todopoderoso y omnisciente y el mejor consolador. Mientras practicamos este acto de rendición y aprendemos a estar en nuestra incomodidad, ejercitaremos este músculo. Esta acción puede parecer difícil ahora, pero con el tiempo será más fácil.  Todo lo que el COVID-19 revele sobre nuestros corazones, Dios puede sanarlo. El es nuestro sanador. ¡Oramos por ti en esta temporada! A Joy Skarka le apasiona crear espacios en donde las mujeres puedan ser libres de la vergüenza. Joy obtuvo su licenciatura en la Universidad del Sur de Florida, una Maestría en Artes del Seminario Teológico de Dallas (DTS) y actualmente está cursando un Doctorado en Ministerios Educativos de DTS que estudia cómo las mujeres encuentran la libertad de la vergüenza sexual. Mientras estaba en la universidad, comenzó a escribir, hablar y dirigir pequeños grupos en línea con el objetivo de ayudar a las mujeres a ser libres de la vergüenza sexual. En 2020, Joy hizo la transición de su ministerio para servir como Directora de Discipulado en Authentic Intimacy (Intimidad Auténtica). Joy se casó con su esposo Zack en 2017 y viven en Florida.  
1 2
Can You Spiritually Outgrow Your Marriage?
Cathy and Jim had been married for almost 20 years. At the beginning of their marriage, neither of them took their Christian faith too seriously. An occasional visit to church was enough. Through the challenges of raising children, health scares and financial hardship, Cathy began to find support through women's groups. Over time, she developed a strong relationship with Jesus Christ. She regularly read the Bible and relied on God's wisdom in making life decisions. The problem? Jim hadn't budged an inch toward God. Cathy asked me a question that I've heard from many women: Is it possible to spiritually outgrow your marriage? At one level, the answer is "yes." You might be far more interested than your spouse in spiritual things. Like Cathy, you might want to make every decision with prayer and thinking about biblical standards, while your spouse cares only about practical problem solving. There is a deep sadness and loneliness that comes when you can't share intimate things of the Lord with your husband. He may roll his eyes when you excitedly share what God has been teaching you. That hurts! But looking at it from a different angle, it is impossible to spiritually outgrow someone you are called to love. I remember meeting with another woman who felt she had a much deeper relationship with God than her husband did. In her loneliness, she developed an intimate relationship with a man from her church who was also lonely in his marriage. In the midst of violating their wedding vows they prayed, attended church and read the Bible together. The woman told me that God had brought this adulterous relationship in her life because He knew how spiritually lonely she was in her marriage. Do you see the irony? The deception? The twisted thinking? If this woman were truly growing spiritually, her empathy and unconditional love for her husband would have been the fruit. Instead, her self-righteousness and discontent led her into a dangerous deception. So was she really spiritually more mature than her husband? While you may not be contemplating an affair, your feeling of being spiritually mismatched may lead you to other forms of “righteous” sins. Pride, gossip, a critical spirit… I’ve been there only to have the Lord show me that my feelings of spiritual superiority were actually proof of my immaturity. Ouch! The deeper you grow with the Lord, the greater your capacity to love your spouse—even if he or she may be less passionate about seeking God. You will find yourself embracing your vows more fervently rather than questioning them. The true evidence of God's work in our lives is not spiritual superiority, but becoming more like Christ in his humility and obedience. As Paul wrote, "spiritual knowledge puffs up, but love builds up."  
2 0
Soltería y sexualidad
¿Sabías que las mujeres solteras son sexuales? ¿Que tu sexualidad no tiene nada que ver con tener sexo o no? Por ridículo que parezca, muchos cristianos crecen pensando que mágicamente se volverán seres sexuales cuando se casen. Los solteros son seres sexuales creados a imagen de Dios. Tu sexualidad no está dividida ni separada de ti, esperando el matrimonio; está integrada en todos los aspectos de tu ser: el intelectual, emocional, relacional y espiritual. Es una parte fundamental de cómo Dios te creó. Creo firmemente que la enseñanza bíblica de reservar la intimidad sexual para el matrimonio sigue siendo relevante para la mujer cristiana de hoy. La plenitud de la expresión sexual fue creada para expresarse solo dentro del pacto del matrimonio. Ninguna cantidad de ciencia moderna o ética situacional puede borrar el hecho de que tu sexualidad es más que tu cuerpo. La relación sexual es un vínculo emocional y espiritual poderoso que siempre tendrá implicaciones; no existe el “sexo casual”. Aún cuando Dios te ordena que guardes la intimidad sexual para el matrimonio, tu sexualidad es algo que siempre está ahí, incluso cuando el sexo no es parte de tu vida. Debido a que tendemos a hablar solo sobre el acto sexual físico, ignoramos el hecho de que es nuestra sexualidad la que nos impulsa a tener una relación, nos hace desear el matrimonio, expresa nuestro anhelo de ser conocidas, escuchadas, comprendidas y protegidas, nuestro anhelo de ser vulnerables, de un alma a otra, con otra persona y, en última instancia, nuestro anhelo de ser conocidas por Dios. Como soltera, tu sexualidad tiene un propósito. La sexualidad nos lleva hacia la relación El énfasis excesivo en el acto sexual a menudo nos hace perder de vista el hecho de que la sexualidad se trata de intimidad y relación. Hace poco estuve hablando con una mujer de unos treinta años que había vivido una temporada de su vida como bisexual. En los últimos años, llegó a la convicción de que sus relaciones sexuales no eran lo que Dios quería para su vida. Sin embargo, todavía estaba confundida sobre lo que eso significaba. “Juli, todavía quiero estar cerca de las mujeres. Amo a mis amigas y odio el hecho de que no puedo tener intimidad con ellas”. Mientras hablábamos, le ayudé a esta joven a desenredar los conceptos de intimidad y sexo. En nuestro mundo, las dos ideas se han enmarañado. De hecho, la intimidad sexual es solo un aspecto de la intimidad. Yo tengo relaciones íntimas con hombres y mujeres, pero no tengo sexo con ellos. Un aspecto central de nuestra sexualidad es el anhelo de ser conocidas y compartir íntimamente con otra persona. Sí, eso se expresa en su plenitud en el matrimonio. Sin embargo, mi sexualidad como mujer impacta profundamente en cómo me relaciono con los demás fuera del dormitorio. Tu anhelo de nutrir, conectar y compartir con otra persona, así como tu anhelo de confiar plenamente en ella, son todos aspectos de la imagen de Dios expresados ​​en tu feminidad y sexualidad. La sexualidad nos enseña acerca de Dios Efesios 5: 31–32 alude al hecho de que el sexo dentro del matrimonio es una metáfora santa que apunta al misterio espiritual del pacto de amor de Dios por nosotros. A lo largo de las Escrituras, el sexo se usa para expresar aspectos del pacto de Dios y el grado de intimidad que tiene con su pueblo. Esto significa que los hombres y mujeres casados ​​deben aprender los misterios de Dios a medida que experimentan el sexo juntos. Creo que los solteros también pueden entender algo más profundo sobre Dios a través de su sexualidad. Jesús habló de cómo lloraremos y añoraremos al Novio cuando no esté con nosotros. Desearemos su presencia y tendremos profundos anhelos que no son satisfechos. ¡Los solteros definitivamente entienden esto! Cuando leo las expresiones de anhelo espiritual expresadas en algunos de los Salmos, no puedo evitar pensar en una mujer soltera que anhela la verdadera intimidad. Aquí están algunos ejemplos: Oh Dios, tú eres mi Dios; yo te busco intensamente. Mi alma tiene sed de ti; todo mi ser te anhela, cual tierra seca, extenuada y sedienta. (Salmo 63:1)   Anhelo con el alma los atrios del Señor; casi agonizo por estar en ellos. Con el corazón, con todo el cuerpo, canto alegre al Dios de la vida. (Salmo 84:2)   La lucha por la integridad sexual no es solo para solteros Las mujeres casadas y solteras tienen mucho más en común de lo que creen. Creo que no nos ayudamos para nada cuando separamos las conversaciones sexuales entre mujeres solteras y casadas. ¿Sabes que muchas mujeres casadas luchan con la frustración y las tentaciones sexuales? Me he reunido con muchos hombres y mujeres jóvenes que piensan que su lucha por mantenerse puros terminará con una ceremonia de boda. ¡Incorrecto! La pureza sexual es una batalla que continuará a lo largo de la edad adulta. Simplemente toma una forma diferente en el matrimonio. Tus amigos casados ​​son libres de tener relaciones sexuales con su pareja, pero eso no significa que no estén luchando con la pornografía, los deseos no satisfechos, las imágenes del pasado, los coqueteos extramatrimoniales y los conflictos sobre el sexo en el matrimonio. ¿Por qué es importante que sepas esto de soltera? Porque te ayuda a entender que tu sexualidad no se trata de un interruptor de "encendido y apagado" llamado matrimonio. Significa comprender que ser una mujer adulta sexual es parte del diseño de Dios para ti como alguien que porta la imagen de Cristo. No lo entiendo del todo, es un misterio, pero sigue siendo una realidad. Soltera o casada, rendir tu sexualidad al el señorío de Cristo siempre será un desafío. En esta temporada de soltería, no ayuda fingir que no eres sexual. En cambio pregúntate, ¿cómo puedes expresar tu sexualidad de maneras que honren a Dios y que validen tus anhelos de intimidad? Aquí hay algunos pensamientos: 1. Cuida tu mente. Vivimos en una cultura saturada de sexo. Para muchos, la accesibilidad de la pornografía en todos los dispositivos móviles hace que parezca imposible no pensar en el sexo. Otras mujeres que no se sienten tentadas por la pornografía visual pueden consumir "pornografía emocional". En otras palabras, películas, novelas románticas y reality shows que presentan el romance bajo una luz muy alejada de la realidad. Cantar de los Cantares nos advierte que no debemos despertar el amor antes de tiempo. Necesitas saber qué provoca tu pensamiento y hace que tu motor funcione sin tener adónde ir. 2. Canaliza tu deseo de intimidad de una manera saludable. Recuerda que la intimidad no significa sexo. Creo que muchas mujeres que luchan con la tentación sexual anhelan más la intimidad que el sexo. Muéstrame una mujer que está enganchada con Cincuenta sombras de Grey y en ella te mostraré una mujer que se siente sola. Ella anhela la intimidad, el sentimiento de ser conocida, apreciada, valorada y amada. Aunque tenemos hormonas y anhelos sexuales, no son tan poderosos como nuestro deseo de intimidad. El acto sexual físico, aunque hermoso como expresión de intimidad, es un reemplazo barato para ese profundo deseo. Vivimos en un mundo que sabotea la intimidad a cada paso mientras promueve el sexo como un sustituto adecuado. Ninguna cantidad de sexo (real o imaginario) puede compensar la falta de intimidad. Dios puede o no tener el matrimonio para ti en el futuro, pero su voluntad para ti es que tengas relaciones profundas e íntimas dentro del cuerpo de Cristo. En algunos casos, las amistades profundas pueden ser incluso más satisfactorias que el matrimonio. David expresó esto sobre su íntima amistad con Jonatán. Pablo, quien fue soltero la mayor parte de su vida (si no toda) comparte sus escritos sobre muchas amistades íntimas que lo alentaron a través de los años. 3. Aprende de una viuda. El otro día, noté a una "heroína desconocida" entre las mujeres de la Biblia. Su nombre era Ana. No sabemos mucho sobre ella, pero aquí está su testimonio registrado en Lucas: Ana, una profetisa, también estaba allí en el templo [cuando María y José llevaron al niño Jesús al templo]. Era hija de Fanuel, de la tribu de Aser, y era muy anciana. Su esposo murió cuando llevaban casados ​​solo siete años. Luego vivió como viuda hasta los ochenta y cuatro años. Ella nunca salió del templo, pero se quedó allí día y noche, adorando a Dios con ayuno y oración. Ella llegó justo cuando Simeón estaba hablando con María y José, y comenzó a alabar a Dios. Ella hablaba del niño a todos los que habían estado esperando que Dios rescatara a Jerusalén. (Lucas 2: 36-38) Aquí tenemos una viuda que conoció la intimidad marital y sexual cuando era joven. Cuando enviudó, no buscó intimidad en otro hombre, sino que la buscó en el Señor hasta los 84 años. ¡Su búsqueda constante fue recompensada con la presencia del Mesías! Si Ana estuviera viva hoy, me pregunto cuál sería su consejo. Me encantaría preguntarle sobre su experiencia como mujer casada que luego eligió una vida de soltería, buscando la intimidad con Dios. Muy a menudo vemos la “intimidad con Dios” como una sugerencia trivial para nuestra soledad. Sin embargo, Ana era una mujer que creía que adorar y buscar a Dios podía ser aún más satisfactorio que la expresión de su sexualidad en el matrimonio. ¿Significa esto que todos deberíamos convertirnos en monjas y estar "casados ​​con Cristo"? No. Como Pablo enseñó en 1 Corintios 7, cada uno de nosotros tiene un llamado diferente. Algunas mujeres sirven al Señor como esposas y mamás. Sin embargo, hay una verdadera intimidad en la adoración y la obediencia al Señor. Puedes cantar sobre eso todos los domingos, pero ¿lo has experimentado? ¿Sabes lo que es clamar como lo hizo David: “Mi corazón y mi carne cantan con gozo al Dios vivo”? Él responderá. Si bien el matrimonio es algo maravilloso, la intimidad es el objetivo principal. Permite que tu sexualidad y tus anhelos te recuerden que Dios te ha creado para tener una relación; una relación con los demás y una relación con él. ¿Quieres aprender más? Juli acaba de escribir un estudio bíblico de seis semanas llamado “El sexo y la chica soltera” y ¡puedes comprar el libro en español aquí!
3 0
¿Qué deberías hacer si tu esposo ve pornografía?
“Anoche encontré a mi esposo viendo pornografía. Esta no es la primera vez que sucede. Me siento tan violada, como si nunca pudiera volver a compartir mi cuerpo con él. De todos modos, ¿por qué debería? ¡Nunca podré competir con la pornografía!” Si tu esposo ha estado involucrado con la pornografía, conoces el sentimiento de traición al descubrirlo. Cuestionas todo: su amor por ti, el ser deseada, su credibilidad. Ahora ves cada experiencia sexual que has tenido con tu esposo a través de un lente diferente. El tema de la pornografía también se ha vuelto cada vez más común entre las mujeres. Ya no es “La batalla de todos los hombres”, sino que ahora es “La batalla de todos los matrimonios”. Lamentablemente, la pornografía es una realidad cada vez mayor en nuestro mundo. Cuando me reúno con una pareja casada, ya no pregunto si la pornografía ha jugado un papel en la vida del esposo o la esposa. En cambio, les pregunto qué papel ha jugado en sus vidas. Incluso un hombre o una mujer que no se sienta tentado por la pornografía la ha visto y se ha visto afectado por ella. En cierto sentido, la intimidad sexual entre marido y mujer no puede competir con la pornografía. La pornografía es sexo egoísta, que no requiere sacrificio ni esfuerzo para amar a otra persona. Puedes tener lo que quieras, cuando quieras, como quieras. El sexo con una persona real requiere paciencia, comunicación, retrasar lo que se desea para satisfacer las necesidades de la otra persona. Un hombre cuyo impulso sexual incrementa con la pornografía, tendrá grandes dificultades para disfrutar de la belleza del sexo con su esposa. Las investigaciones demuestran, una y otra vez, que los hombres que ven pornografía con regularidad, califican a sus parejas sexuales como menos atractivas que los hombres que no ven pornografía. El material pornográfico alimenta la ilusión de que la fantasía y la liberación sexual traerán satisfacción. En lugar de satisfacer, conduce a un deseo insaciable de más. Si estás tratando de competir con las imágenes pornográficas de la pantalla de un computador, no tienes chance. Sin embargo, debemos recordar que la pornografía no es intimidad; es una falsificación barata. Tu esposo necesita más que sexo; fue diseñado para la intimidad. Las parejas que experimentan una verdadera intimidad saben cómo compartir plenamente su sexualidad, cómo comunicar las experiencias más íntimas con y sin palabras. Estar emocionalmente desnudo te vuelve extremadamente vulnerable. Tanto tú como tu cónyuge deben sentirse completamente seguros para dejarse llevar, compartir pensamientos, deseos y sensaciones físicas. El viaje hacia la intimidad auténtica consiste en crear el entorno más seguro posible para que puedan explorar juntos sin temor a la traición o la humillación. La pornografía hace exactamente lo contrario. Hace de tu dormitorio un campo minado emocional. A pesar de lo desenfrenadas que se han vuelto la pornografía y las adicciones sexuales, Dios sigue trabajando en el área de la sanidad. Nadie está más allá de su redención y restauración. Al buscar la intimidad auténtica en tu matrimonio, aquí hay algunos pasos prácticos a seguir. Ten empatía por la lucha de tu cónyuge Aunque no comprendas las tentaciones sexuales de tu esposo, sabes lo que se siente luchar contra el pecado. La empatía comienza con la humildad, el reconocimiento de que eres tan imperfecta y estás tan rota como tu cónyuge. Si eres honesta, luchas con el pecado como él. El pecado que te acosa puede ser la ansiedad, el orgullo, el deseo de ser apreciada por los demás, el chisme, la amargura, las quejas, la deshonestidad o incluso desear tener un esposo diferente. La empatía también significa comprender que los hombres buenos son tentados por el pecado sexual. Los hombres cristianos que luchan con la tentación sexual cargan con una enorme cantidad de vergüenza. El solo hecho de que estén tentados a ver pornografía o a pensar sexualmente en una compañera de trabajo les provoca pensamientos como: ¿Que pasa conmigo? No importa cuánto lo intente, ¡no puedo dejar de pensar de esta manera! Me odio por los pensamientos que tengo. Si alguien supiera lo que realmente pasó por mi mente, le daría asco. He conocido a hombres cristianos maravillosos que dudan de su salvación por la lucha tan grande que tienen con la lujuria. Un esposo piadoso no es un hombre que no lucha con el pecado sexual, sino uno que lucha continuamente y se niega a ceder a la tentación. Invita a tu esposo a la pureza Mientras que algunas esposas tienen dificultades para entender por qué sus maridos luchan sexualmente, otras abordan el problema como si no fuera gran cosa. Esto es particularmente cierto con la pornografía. He escuchado a algunas esposas aceptar este pensamiento con declaraciones como: “No es como si él estuviera teniendo una aventura o siéndome infiel. Además, me quita la presión de tener que satisfacerlo siempre.” Si bien Jesús nos extiende una gracia y un perdón abrumadores ante nuestro pecado, también nos llama a buscar la pureza. Como esposa piadosa, estás llamada a ayudar a tu esposo a fijar sus ojos en un estándar de santidad para tu matrimonio. ¿Pero cómo haces esto? Una de las principales formas en las que puedes ayudar a tu esposo es vincular su comportamiento con el impacto que tiene en su matrimonio. Satanás engaña a los hombres para que hagan separaciones y distinciones en su pecado sexual. En otras palabras, un hombre puede creer que puede fantasear con otra mujer, coquetear con alguien en el trabajo o mirar imágenes sexuales en Internet y que esto no tiene ningún impacto en lo mucho que ama a su esposa. El pecado sexual de cualquier tipo destruye la posibilidad de que haya intimidad entre tú y tu esposo. Puedes ayudarlo a hacer esta conexión. Si tu esposo es honesto sobre su lucha, pide perdón y desea ayuda, haz todo lo que puedas para apoyarlo. Sin embargo, si él niega que sea un problema y se niega a abordarlo, debes comenzar a trazar límites con amor y crear una atmósfera que no permita que el pecado continúe. Estas decisiones requieren un gran discernimiento, por lo que Jesús nos dice que traigamos a un tercero, a alguien sabio (pastor o consejero), para que nos ayude a caminar bíblicamente. Luchen como un equipo Uno de los aspectos más dañinos de la tentación sexual es que divide a las parejas. Rara vez un esposo y una esposa discuten cómo son tentados sexualmente a menos que uno de ellos pille al otro en el acto. Debido a la vergüenza y los sentimientos de rechazo asociados con las tentaciones sexuales, la mayoría de las personas mantienen esto en secreto y no lo comparten con su cónyuge. Por mucho que a Satanás le encantaría que uno de ustedes o que ambos cayeran en pecado sexual, él está feliz de usar la tentación como una brecha entre ustedes. Lo último que quiere es que tú y tu esposo trabajen juntos para combatir la tentación. Recuerda quién es el verdadero enemigo. Independientemente de cuál de ustedes en la relación lucha con la tentación sexual, deben comenzar a ver esto como un problema de pareja. No me refiero a que una esposa deba responsabilizarse por la pureza de su esposo o viceversa. Sin embargo, cuando el pecado sexual y la tentación golpean a uno de ustedes, los impacta a ambos. Satanás usará la pornografía, los vínculos emocionales inapropiados y otras formas de tentación para dividirlos presentando a tu cónyuge como "el problema" o "el enemigo". Mientras estén luchando entre ustedes, no pueden permanecer juntos. Mike y yo hemos aprendido a lo largo de los años lo que significa luchar contra la tentación como equipo. Al principio, parecía una invasión de la privacidad preguntarnos el uno al otro sobre cómo nos sentíamos tentados. Entonces nos dimos cuenta de que en realidad era un paso hacia una intimidad profunda al ser tan vulnerables el uno con el otro. Luchar juntos contra el Enemigo ha profundizado nuestra confianza y ha impactado profundamente nuestra intimidad. Ser un equipo no significa que nuestro cónyuge tenga que ser la persona principal a la que le rendimos cuentas. Aunque es saludable que un esposo y una esposa comprendan cómo y cuándo el otro se siente más tentado, tú necesitas una mujer en la que confíes para que te haga las preguntas difíciles, y él necesita que otro hombre haga lo mismo por él. Mike y yo también hemos aprendido que ser un equipo significa jugar “a la ofensiva”, no solo a la defensiva. En otras palabras, queremos tener una relación sexual emocionante y disfrutarnos como amigos. Las tentaciones sexuales no son tan poderosas cuando la intimidad en el matrimonio es satisfactoria. Eclesiastés 4:12 puede aplicarse fácilmente al matrimonio: Uno solo puede ser vencido, pero dos pueden resistir. ¡La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente! (NVI). Este versículo habla de una cuerda de tres hilos. Recuerda que el matrimonio cristiano no se compone de dos, sino de tres. Tú y tu cónyuge no se oponen al Enemigo solos. Están con el Señor Jesucristo quien está listo y es capaz de luchar con ustedes y por ustedes. La opinión del Señor sobre tu matrimonio no es neutral. Él dice en Hebreos 13: 4 que el lecho matrimonial debe ser puro y el matrimonio debe ser honrado por todos. El Todopoderoso también declara que a los que él unió, nadie separe. Comiencen a luchar en equipo contra el verdadero enemigo de su matrimonio recordándose el uno al otro que: “Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” (Romanos 8:31). Nota del autor: es importante comprender la diferencia entre la tentación sexual y una adicción sexual. Aunque la comunidad psicológica todavía está debatiendo los síntomas de la adicción sexual, sabemos que normalmente implica pensar compulsivamente en el sexo, participar en comportamientos de alto riesgo (como mirar pornografía en el trabajo o pagar por la prostitución) y la incapacidad de detener estos comportamientos a pesar de repetidos intentos. Por favor, comprende que una adicción sexual, como cualquier adicción, no desaparecerá con las intervenciones matrimoniales normales. Si tú o tu esposo tienen síntomas de adicción sexual, comuníquense con alguien que esté capacitado psicológica y espiritualmente para abordar este problema. Aquí hay algunos ministerios para hacer un seguimiento: StoneGateResources.org y PureLifeMinistries.org.