Recursos En Español

Mira Nuestros Libros en Español

¡Nueva entrada en el blog!

¿Qué pasa si no me gusta el sexo?

«Detesto el sexo. Me enoja escuchar que incluso sugieres que se supone que se disfrute. He estado casada por veintitrés años y nunca lo he disfrutado. A decir verdad, lo hago porque debo hacerlo». Escucho a mujeres como esta bastante a menudo. Se sienten estafadas, como que les han robado algo que sería gratificante. El mensaje que el sexo es un regalo de Dios es como un insulto. En su lugar, sienten que el sexo es un obsequio que con mucho resentimiento deben darles a sus esposos.

¿Qué pasa si quiero más sexo que mi esposo?

Esto me lo preguntan mucho. A menudo, una mujer se me acerca con timidez en un evento y dice: «Soy una de esas mujeres de las que habló que tiene más deseo sexual que su esposo. ¿Qué debo hacer?».

Puesto que las mujeres en esta situación desafían el estereotipo, a veces sienten vergüenza e inadecuación. No debo ser muy bonita ni sexy. ¿Hay algo malo en mí?

¿Cómo reconstruyo la confianza después de una traición?

No existe un dolor mayor como el de descubrir que tu esposo te ha sido infiel. Es como si todo tu mundo se hiciera pedazos. Dudas de tus instintos debido a que te han engañado. Puesto que se rompieron los viejos votos, juras no confiar nunca más.

 

¿Puedo ser piadosa y gay?

Esta pregunta es un barril de pólvora; un asunto sensible en extremo. Si tienes tendencias homosexuales o bisexuales, este no es un simple debate teológico, sino que se refiere a la esencia de cómo te ves a ti misma y cómo te ve Dios.

La conversación acerca de la homosexualidad no solo afecta a quienes se identifican como LGTB (lesbianas, gais, transexuales y bisexuales), sino a todos nosotros.

¿Cómo tener conversaciones difíciles?

Las personas que escuchan nuestro podcast, Java con Juli, saben que no me gusta hablar por hablar. Desde que era una niña, he sido capaz de sentir agudamente la tensión tácita en una habitación. Me pongo ansiosa cuando tengo un conflicto sin resolver con un amigo o familiar, y tengo problemas para encontrar la paz hasta que se aborde.