Joy Skarka

by Joy Skarka


0
0

3 formas en las que amar tu cuerpo construye intimidad en el matrimonio

Mientras estaba de pie frente al espejo, conté la cantidad de cicatrices en mi estómago, esparcidas por todo mi vientre como los rayones de un niño pequeño con un crayón. ¿Cómo podría volver a sentirme hermosa, y más sexy? Mis pensamientos fueron interrumpidos cuando mi esposo se me acercó por detrás y puso sus brazos alrededor de mi cuerpo. Me susurró al oído: Tú, mi Joy, eres tan hermosa”.

En el lapso de tres meses, tuve tres cirugías y muchos procedimientos que convirtieron mi estómago en un campo minado de imperfecciones. Sin embargo, a pesar de todo, mi esposo me ha amado de maneras que me han ayudado a entregarle con confianza mi cuerpo, corazón y alma.

Mi valor como hija de Dios no depende del aspecto de mi estómago ni de ninguna otra inseguridad que pueda tener. Lo mismo es cierto para ti.

Para comenzar a sanar, primero tuve que descubrir las mentiras que creía sobre mí y comenzar a verme como Dios me ve. A través de la consejería, descubrí que creía la mentira de que mi valor físico dependía de la apariencia de mi cuerpo, no de mi identidad en Cristo. Creer que mi valor se encontraba en mi apariencia resultó ser mi mayor fuente de inseguridad y estaba dañando la intimidad de mi matrimonio. Pero a medida que comencé a encontrar mi fuente de seguridad en Dios, no en mi apariencia, también crecí en la intimidad con mi esposo.

La intimidad crece al abordar la fuente de nuestra inseguridad.

Después de todo el trauma médico por el que había pasado, sabía que tenía que volver a hablar con mi consejero. Mi trauma trajo nuevas inseguridades que en realidad apuntaban a mentiras profundamente arraigadas en las que yo creía. Mis nuevas cicatrices me hicieron creer que ya no era hermosa ni digna de amor, lo que reforzaba la mentira de que la apariencia es lo más importante. A medida que aprendo a abordar esta mentira, descubro que la intimidad crece a medida que nombro mis inseguridades y encuentro verdades bíblicas para contrarrestarlas.

Por ejemplo, cuando dudo de mi valor, medito en Gálatas 4:7, Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.” Mi valor como hija de Dios no depende del aspecto de mi estómago ni de ninguna otra inseguridad que pueda tener. Lo mismo es cierto para ti.

Parte de sentirme hermosa” incluye animarme con mis palabras y creer esta verdad. Todos los días, cuando me despierto y me miro en el espejo del baño, veo una calcomanía que dice: Este es un buen cuerpo”. Necesito este recordatorio porque a menudo siento que mi cuerpo me ha traicionado”. Debido a mis problemas de salud, mi cuerpo puede sentirse como mi enemigo. Pero debo recordarme a mí misma: mi cuerpo es bueno. Dios me formó y me entretejió perfectamente en el vientre de mi madre, y Él dice que asombrosa y maravillosamente” he sido hecha (Salmo 139:14). 

A medida que comiences a sentirte segura al revelarle tus inseguridades a Dios, entonces podrás comenzar a sentirte más segura al compartirlas con tu cónyuge.

La intimidad crece al animarse unos a otros.

No tienes que lucir perfecta para tener buena intimidad con tu cónyuge. De hecho, a medida que envejeces, tu cuerpo comienza a cambiar y nunca se verá como cuando te enamoraste de tu pareja por primera vez. Si has experimentado cambios en tu cuerpo, la verdadera intimidad se puede nutrir animándose unos a otros, superando tus inseguridades y orando con tu cónyuge.

Desde que tengo memoria, luché con la confianza con respecto a mi cuerpo. Mi estómago era demasiado grande, el vello de mis piernas crecía demasiado rápido (soy italiana) y mi nariz siempre me pareció un poco muy grande. Sin embargo, desde que conocí a mi esposo Zack, fue como si cuando me miraba viera a una persona completamente diferente a la que yo veía en el espejo.

Hemos estado casados por 5 años y la confianza con respecto a mi cuerpo ha crecido. Ahora, incluso con las imperfecciones y las cicatrices, siento más seguridad con respecto a la persona que Dios me creó para ser. Especialmente al meditar en las Escrituras y creer en las palabras de mi esposo. Mi esposo me ayuda a ver un poco de esta verdad en la vida real. Cuanto más me eleva con sus palabras, más hermosa me siento. Puedo sentirme sexy por su amor y sus palabras que continúan animándome.

La forma en la que mi esposo me anima ha aumentado la confianza en mi cuerpo, lo cual ha profundizado nuestra intimidad. Esta seguridad y afirmación tiene lugar no solo en el dormitorio, sino también durante los momentos habituales del día a día. Me anima por las mañanas mientras todavía estoy en pijama, con el pelo recogido en un moño y sirviéndome café. Me anima cuando estoy en ropa de trabajo, justo antes de una importante llamada de Zoom. Cuanto más nos animemos unos a otros durante los aspectos normales de la vida, no solo en los momentos íntimos, más lo creeremos.

No es suficiente simplemente escuchar las palabras de aliento de nuestro cónyuge, tenemos que CREER en ellas. A veces, queremos negar los cumplidos de nuestro esposo (sé que he hecho esto). Podríamos responder con No, no soy hermosa” o De verdad, ¿te gusta este vestido? Estaba pensando en deshacerme de él.” En cambio, tenemos que creer en las palabras de aliento que recibimos y también alentar a nuestros cónyuges en las cosas sobre las que puedan sentirse inseguros. Trato de alentar a mi esposo, Zack, elogiándolo por un trabajo bien hecho en la oficina, elogiando su apariencia física o agradeciéndole cuando sirve a nuestra familia.

La intimidad crece a través de la oración con tu cónyuge.

Desde que nos casamos, mi esposo y yo nos duchamos juntos todas las noches (¡ese es un blog diferente!) y oramos juntos todas las noches. Pase lo que pase ese día, incluso si terminamos el día en conflicto, nos tomamos de la mano sobre la cama y oramos. Hemos descubierto que es difícil estar enojado con alguien por mucho tiempo si sabes que van a orar juntos antes de irse a dormir.

Formar patrones y hábitos saludables como orar juntos puede hacer crecer su intimidad. Si luchan con problemas de imagen corporal que afectan su intimidad en el matrimonio, aquí hay algunas cosas por las que pueden comenzar a orar juntos:

•          Oren por su vida sexual.

•          Oren para que puedan amar y valorar su cuerpo.

•          Oren para que Dios revele las mentiras más profundas que podrían ser la fuente de sus inseguridades.

•          Oren y agradezcan a Dios por el cuerpo que les ha dado.

A medida que crezco en la intimidad con mi cónyuge, también aprendo a confiar más en él. Le creo cuando me felicita y me alienta. Lo mismo es cierto con Dios. Construir intimidad a pesar de las imperfecciones corporales se reduce a esta pregunta: “¿Realmente confío en Dios con todo lo que Él permite que suceda en mi vida y en mi cuerpo?” Aunque no entiendo por qué suceden las cosas, puedo confiar en Dios en que Sus planes son perfectos y puedo tener confianza en este versículo:

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” (Romanos 8:28)

Si te cuesta amar tu cuerpo debido a las imperfecciones, ¡anímate! Puede crecer y profundizar la intimidad con su cónyuge al abordar la raíz de la inseguridad, animándose unos a otros y con oración. Puedes llegar al punto en que estés agradecido por tu cuerpo, incluso con sus imperfecciones. No creo que alguna vez mire mi estómago cubierto de cicatrices y piense: “¡Wow! Eso es atractivo”, pero lo miro y creo: “¡Este es un buen cuerpo!”

¡Regresa la próxima semana para un blog invitado especial de Joy, Zack! Mientras tanto, obtén más información sobre una imagen corporal saludable con estos recursos:

•          Java #402: Si Dios hizo mi cuerpo, ¿por qué me causa tanto dolor?

•          Ser sexy no tiene nada que ver con tu cuerpo (Blog de Juli)

•          Java #381: "Muéstralo" o "cúbrelo": mensajes que moldean nuestra imagen corporal

Comments

To leave a comment, login or sign up.

0

Favorites

Tags

See which tags match your interests. Create an account today