3 1
Why Age Doesn’t Always Lead to Wisdom
With each birthday celebration, I have friends and relatives who console each other by saying something like, “At least we are getting wiser!” There is an old adage that with age comes wisdom. Without a doubt, the longer we live on the planet, the more we have seen and experienced. It’s tempting to look at younger generations with a knowing smile that says, “You’re so naive. I was once like that.”  Not so fast, Boomer! The know-how that comes from life experiences does not always translate into true wisdom. Think of Solomon who seemed to become more foolish as he aged! He likely penned the proverb, “Better a poor but wise youth than an old but foolish king who no longer knows how to heed a warning.” Then there’s a lesser known wise man named Ahithophel, who was one of King David’s most trusted advisors. Ahithophel ended up taking his own life when he supported David’s son, Absalom, in a coup attempt against the king. He was clearly wiser as a young man than in old age.  I desperately want my wrinkles and greying hair to be compensated for by godly wisdom. Even more so, I want to be able to finish the Christian life well and not fall into the traps of poor decisions or a hard heart, as many are prone to do with age.  Whether you are a young thirty-year-old or approaching eighty, I’d encourage you to take to heart what Moses wrote, “Teach us to number our days, that we may gain a heart of wisdom.” As I’ve pondered my own journey, I see three things that become barriers to gaining a heart of wisdom with the passing years.    A Proud Heart My son was recently processing some decisions he is facing as a young adult. As we listened, my husband and I gave each other a knowing glance. We remember feeling the same way he now feels. There is a confidence with the “been there, done that” perspective that comes with age, but confidence can quickly turn into pride that says, What you need to do is… We begin to assume that we’ve seen and learned everything we need to know on this side of heaven.  I’ve read through the Bible countless times. I’ve met with counselors. I’ve read all the required books of a sincere Christian and heard the greatest sermons, So, what am I missing? True wisdom is not the accumulation of advice to come out of you, but learning the secret of being a seasoned instrument for God to speak through you. Ironically, Solomon in his youth wisely penned, “The fear of the Lord is the beginning of wisdom.” But as he aged, he violated this foundational principle by worshiping other gods. In all of our knowledge and experience, there is the very real temptation to elevate our own understanding with the Lord’s. Once again, Solomon’s wisdom, “Trust in the Lord with all of your heart and lean not on your own understanding. In all your ways acknowledge Him and He will direct your paths,” came back to haunt him.  As a young woman, I was keenly aware of what I didn’t know. I was desperate for the Lord’s direction. As an aging woman, I can sometimes rely on my experience and judgment rather than coming humbly to the Lord for His wisdom and direction. The very experiences that I believe give me wisdom can actually become the stumbling block that keeps me from trusting in the Lord.    We Stop Listening Our world and the Christian Church is currently characterized by division. Although many variables determine those “dividing lines,” age and generation are among the most dramatic. Even within Christian families, parents often can’t have a civil conversation with their teen or adult children about social justice, politics, or biblical sexual ethics. The parents quickly write off their childrens’ opinions as shallow and alarming. Remember when our parents felt that way about us?  Paul told the Corinthians, “Knowledge puffs up, but love builds up.” Godly wisdom is inseparable from godly love. Writing off people who don’t agree with us is a troubling sign that our knowledge has puffed us up but not infused our hearts with love, patience, kindness, gentleness, and humility. The knowledge we have to pass down to the next generation needs to be tempered by the work of the Spirit of God. We become the teachers, but we must never stop learning in the process.  While there is a great need and even a biblical mandate for younger Christians to learn from their elders, God also works the other way around. Think of how God used young David, Timothy, Mary, Joseph, and Josiah to accomplish His work. Jesus Himself began His ministry at thirty rather than waiting until he was an aged sage. As far as modern Christian history, Dietrich Bonhoeffer left a lasting impact on the worldwide church, yet he died at thirty-nine. Martin Luther King was also killed at thirty-nine. Had they lived today, would we have tuned them out as overzealous and unseasoned?  Both our natural and spiritual children have things to teach us. God can use them to challenge older Christians to “return to your first love” and to grapple with what it truly means to live as Jesus did. Unfortunately, many of us have lost the ability to listen. We need to ask God for spiritual hearing aids to discern His voice and work, particularly when He’s not speaking our generation’s language.    We Become Cynics If you are experiencing an existential crisis, you will find company in the book of Ecclesiastes. In this book of wisdom, the author (likely Solomon) laments about the shallowness and emptiness of life. He had lived long enough to experience the richest pleasures, to learn from the greatest teachers, and to put effort into reforming what was broken in the world. At the end of it, he just gave up. Rather than make us wise and humble, life experiences can create cynicism. If you’ve lived more than a few decades, you have undoubtedly been burned by fellow Christians, gravely disappointed by respected leaders, betrayed by close friends, and crushed when your most strident efforts turned to nothing. You’ve prayed prayers that never seemed to be answered and toiled for change that never happened. So, why not just retire to the golf course or binge on endless Netflix shows? What’s the use of trying?  This is perhaps one of the greatest pitfalls of aging. While Solomon seemed to end his life with this attitude, his father David did not. David certainly experienced enough pain to be the greatest of cynics. He saw his sinful choices lead to destruction in his family. His own son tried to overthrow him. He lost children, was betrayed by friends, and felt abandoned by God. He also knew through prophecy that the kingdom he established would be torn down within two generations. Yet, David did not resign himself to futility. At the end of his life, he continued to invest in the next generation. In I Chronicles 29, we see how David used his influence to raise money and support for his son, Solomon, to build the Lord’s temple. Although David’s experience taught him not to trust in men, He never let go of his hope in God.  You might feel helpless to influence your grandchildren or to make a difference in your church. Don’t give into that cynicism. As long as God gives you breath, He has plans to use you to pray, to encourage, to challenge, and to equip those who will lead the next generation. Although man has failed you, God will not.  Where are the courageous and wise “elders at the gates” who will love, equip, and challenge this generation? God can use every scar in your heart and experience you’ve walked through to encourage His people.  Young Christians often ask me, “How do I find a mentor? Who will disciple me?” There is so much work to be done! The fields are ripe for harvest but there aren’t enough workers. Pray with me that the Lord will keep our hearts dependent upon Him, humble, and eager to say, “Lord, send me!”     One way to be better equipped to minister to and disciple others is through our e-course at SexualDiscipleship.com. Through membership at SD, you’ll not only gain access to our e-course but to exclusive leader resources, regular office hours with Dr. Juli Slattery, and access to a community of others committed to reclaiming God’s design for sexuality.    You may also be interested in these resources: How to Choose a Wise Counselor (blog) Relational Revelation (blog) How We Love Each Other (blog) Java with Juli #216: BONUS! Do You Have an Agenda? (member exclusive)   Photo by Rod Long on Unsplash
0
¿Cómo reconstruyo la confianza después de una traición?
Extraído de 25 Preguntas Que Tienes Miedo de Hacer Sobre el Amore, el Sexo, y la Intimidad de Dr. Juli Slattery. © 2015 en Unilit Publishers. Usado con permiso. No existe un dolor mayor como el de descubrir que tu esposo te ha sido infiel. Es como si todo tu mundo se hiciera pedazos. Dudas de tus instintos debido a que te han engañado. Puesto que se rompieron los viejos votos, juras no confiar nunca más. Según la Palabra de Dios, en el matrimonio no existe una ofensa más grande que la infidelidad. En realidad, es una de las únicas razones por las que Dios permite el divorcio... ¡así es de grave! He visto que algunas parejas intentan superarlo con rapidez y olvidar todo el asunto. Creo que esto es un error. Aunque de seguro el matrimonio puede recuperarse de una traición, no es un proceso rápido ni carente de dolor. Algo precioso se ha roto y necesita reconstruirse. ¿Entiende Dios mi dolor? Uno de los mayores errores que cometemos es intentar vivir en matrimonio sin comprender de veras la razón principal por la que Dios lo creó en un principio. El matrimonio no es solo para criar hi- jos ni un acuerdo que nos asegure que no estaremos solas. Es un pac- to que representa la promesa de amor que le hizo Dios a su pueblo. Atravesar los desafíos del matrimonio, y la traición de la infidelidad, sin comprender el trascendental significado del pacto de Dios es la clase de vida que arma un rompecabezas sin la foto en la caja. El intento por conectar mil pequeñas piezas de una imagen es bastante difícil, así que imagínate cómo sería sin tener idea de cómo se supone que se verá. ¿Cómo podrías comenzar a crear una imagen de tal caos? Jamás se supuso que el matrimonio se tratara de crear un amor que sea nuevo; en su lugar, se nos pide que descubramos y reproduzcamos el amor de Dios que ha existido desde el jardín del Edén. Cuando armo un rompecabezas, a cada momento consulto la imagen en la caja. Estudio a conciencia cada pieza a fin de discernir dónde encaja en toda la imagen. Creo que esto es fundamental para navegar por las aguas de la restauración de la confianza perdida. Dios experimentó la deslealtad y la infidelidad de su pueblo elegido; primero, la nación de Israel, y ahora de quienes son seguidores de Jesús. A menudo Dios se refiere a la adoración de otros dioses o ídolos como «adulterio». Nuestros corazones deben estar comprometidos de manera completa y total a Dios, del mismo modo que los esposos se prometen fidelidad mutua. En un sentido muy personal, Dios entiende su dolor. Más allá de «Lo siento» Así como Dios nos extiende su perdón, también nos pide que se lo extendamos a alguien que nos traicionara, aun si es un cónyuge infiel. Sin embargo, el perdón de Jesús no es una realidad en nuestra vida hasta que somos sinceros respecto a nuestro pecado. «Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad. Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad» (1 Juan 1:8-9). ¿Tu esposo está arrepentido? ¿Lo lamenta porque lo atrapaste o porque entiende de veras el daño que ha hecho su infidelidad? Aunque Dios siempre está dispuesto a reconciliarse con nosotros, no ofrece un «perdón barato». Además de decir: «¡Lo siento!», Dios nos pide que nos volvamos de nuestros pecados y andemos «en compañerismo» con Él. Lo mismo es un requisito cuando se ha roto la confianza en el matrimonio. Dios tiene la ventaja de ser capaz de ver dentro de nuestros corazones. Puesto que tú no puedes ver el corazón de tu esposo ni medir la sinceridad de su arrepentimiento, te tomará tiempo y paciencia comenzar a confiar de nuevo. Las ondas expansivas de una traición pueden repercutir por meses y hasta años después del hecho. Esto significa que quizá necesites lidiar con el perdón y los problemas de confianza en forma continua a medida que surjan. ¿Cuánto debo saber? Esta es una pregunta fundamental en el proceso de recuperación de una traición. Algunas mujeres sienten como si necesitaran saberlo todo: qué vio su esposo, qué hizo, etc. Hay consejeros que creen que cuando se viola la confianza, uno tiene el derecho de hacer cualquier pregunta. Después de todo, ¿cómo puedes reconstruir la confianza si tu esposo sigue ocultándote información acerca de lo que hizo? Aunque estoy de acuerdo en que no debería haber secretos, también he descubierto que conocer los detalles puede convertirse en un obstáculo en la reconstrucción de la intimidad. Después de la confianza rota, quizá sientas una necesidad incesante de saber las cosas que diez años más tarde preferirás no haber conocido jamás. Es muy importante que tú y tu esposo cuenten con la ayuda de un consejero que los ayude a clasificar qué detalles son necesarios para sanar y cuáles pueden crear aún más traumas. Si se retiene la información, siempre debe ser por esta razón, no debido a que «No tengo que decirte eso». Mi amiga Jill Savage es una mujer piadosa a quien respeto mucho. Ella y su esposo Mark han transitado por el proceso de reconstruir la confianza después de la infidelidad. Sus palabras tienen la sabiduría de la experiencia:  Aunque sea muy difícil para mí hablar de la infidelidad de mi esposo, es mi privilegio expresar lo mucho que mi esposo se esforzó para restablecer su integridad en nuestra relación. Mark se comprometió a responder cualquier pregunta que le hiciera. Algunas veces daba la misma respuesta una y otra vez cuando le preguntaba desde un punto de vista un tanto diferente. Jamás se exasperó por mi necesidad de saber. Nunca exclamó: «¿No es suficiente? Ya me disculpé. ¿Cuándo podremos superar esto?». Al principio, le hacía docenas de preguntas cada día. A medida que pasaba el tiempo, mis preguntas decrecieron a varias veces a la semana. Ahora, ya han pasado tres años. Todavía surgen preguntas, pero nunca más de una vez al mes, incluso unas veces al año. Y Mark todavía las responde con paciencia y amabilidad. Como la traicionada, también tenía una responsabilidad en la reconstrucción de la confianza. He decidido a propósito no hacer ciertas preguntas, sabiendo que las respuestas no ayudarían. También me comprometí a no echarle en cara sus decisiones. He aprendido que el propósito de mis preguntas debe ser buscar la comprensión, no la acusación. Hemos aprendido a hacer preguntas saludables como estas: «¿Cómo te sentías?» o «Estás muy silencioso esta noche. ¿Qué te está pasando por la mente y el corazón?». Esas preguntas traen pensamientos y sentimientos a la luz, en vez de mantenerlos en los rincones oscuros de nuestras mentes, donde Satanás hace su labor más desagradable1. La reconstrucción de lo que se destruyó Dios pone mucho énfasis en la fidelidad sexual dentro del matrimonio porque conoce el nivel de vulnerabilidad y confianza que exige un pacto. Si tu esposo te fue infiel, ¿cómo puedes tener la certeza de que nunca será infiel de nuevo? La decisión de amar a otra persona siempre involucra un acto de fe, esperando algo por lo que no podemos estar seguros. Sin embargo, ningún matrimonio puede basarse en la «fe ciega». En una relación matrimonial, tú y tu esposo se deben demostrar el uno al otro el compromiso a la fidelidad. Esto es cierto en particular si tu esposo te fue infiel en el pasado. En el trabajo con tu consejero, tú y tu esposo necesitan construir salvaguardias o «cercos» alrededor de su matrimonio a fin de protegerse contra otra traición. Por ejemplo: ¿ambos tienen acceso a sus teléfonos celulares y cuentas de correo electrónico? Es obvio que podrías pasarte de la raya investigando a tu esposo, alimentando una atmósfera de desconfianza y hasta de paranoia. Aun así, después de un amorío, es razonable que esperes un mayor nivel de responsabilidad a fin de recuperar la confianza. También necesitas explorar los motivos que llevaron a la infidelidad. En muchas ocasiones, las infidelidades ocurren debido a que existen fallas en el matrimonio. Quizá tú y tu esposo se distanciaran, dejaran de comunicarse y se sintieran solos en el proceso. Tal vez hubiera problemas sin resolver relacionados con el dinero, el sexo o la crianza de los hijos. Algunas veces uno de los dos quizá tuviera problemas emocionales tales como abuso sexual en el pasado o trastorno bipolar que conducen a una mayor probabilidad de infidelidad. Trabaja con tu consejero para identificar lo que hizo que tu matrimonio fuera vulnerable a la infidelidad en un principio, y después sugieran maneras prácticas para fortalecer esos aspectos débiles. He conocido muchas parejas, como Mark y Jill Savage, que dan testimonio del poder sanador del perdón y la restauración luego de una infidelidad. Gary y Mona Shriver fundaron el ministerio Hope and Healing como parte de su propio proceso de sanidad, a fin de ayudar a que las parejas se recuperen de la infidelidad sexual2. Nada está más allá de la redención de Dios cuando un hombre y una mujer son humildes y están dispuestos a depender de Él. Sin embargo, se requieren las dos personas para reconstruir el matrimonio. Por muy complicada que quizá parezca la Biblia, lo cierto es que se trata de la suprema historia de amor. Dios nos amó incluso cuando le fuimos infieles. En algunos casos, como con el profeta Oseas, Dios les pidió a ciertos individuos que permanecieran casados incluso a pesar de una flagrante traición. Esto tal vez no parezca un sabio consejo matrimonial, pero el propósito principal de Dios fue ayudarnos a comprender su amor inagotable. Él es fiel aun cuando no lo seamos nosotros. Si tu matrimonio puede restaurarse, Dios te pide que le seas fiel a través de todo esto. Dios puede ser exaltado y glorificado por medio de ti en cada situación, ya sea que se trate de un matrimonio restaurado o de uno en el que transites con fidelidad a través de la prueba de un matrimonio roto.
2 0
¿Qué pasa si no me gusta el sexo?
Extraído de 25 Preguntas Que Tienes Miedo de Hacer Sobre el Amore, el Sexo, y la Intimidad de Dr. Juli Slattery. © 2015 en Unilit Publishers. Usado con permiso. Detesto el sexo. Me enoja escuchar que incluso sugieres que se supone que se disfrute. He estado casada por veintitrés años y nunca lo he disfrutado. A decir verdad, lo hago porque debo hacerlo». Escucho a mujeres como esta bastante a menudo. Se sienten estafadas, como que les han robado algo que sería gratificante. El mensaje que el sexo es un regalo de Dios es como un insulto. En su lugar, sienten que el sexo es un obsequio que con mucho resentimiento deben darles a sus esposos. En cierta medida, eso describe mis sentimientos por muchos años de mi matrimonio. No, nunca detesté el sexo, pero de se- guro que le temía. Como mujer que anhelaba ser piadosa, decidí ante el Señor que supliría las necesidades de mi esposo. Aunque es probable que a Dios le agradara esa actitud, no representaba la sanidad que Él deseaba hacer en mi corazón y en mi matrimonio. Quiero mostrarte algunas cosas que Dios me enseñó (¡y aún me enseña!) en esta travesía. Sé que la historia de cada mujer es diferente; no ofrezco una fórmula simple que garantice un mi- lagro en tu dormitorio. Sin embargo, creo que Dios es capaz de traer sanidad al corazón de cada mujer.  Afronta los obstáculos Algunos quieren tenerlo cada tres horas, y otros una vez a la semana, pero casi todos los hombres sienten que el sexo es algo placentero, como ya lo analizamos. Esto no es cierto para algunas mujeres. La sexualidad femenina es mucho más compleja, contemplando la oportunidad de más barreras al placer. Lo típico es que los obstáculos al placer sexual caigan en tres categorías: físico, relacional y emocional.  Físico La respuesta sexual femenina incluye muchas funciones del cuerpo, incluyendo los sistemas endocrino, circulatorio, óseo, muscular y reproductivo. Eso significa que mucho puede salir mal. Por ejemplo, una tiroides poco activa puede destruir el deseo y la respuesta sexuales. Un desequilibrio hormonal hará lo mismo. Los medicamentos como los antidepresivos y hasta los descongestionantes quizá afecten la función sexual. El libro de Jennifer Smith The Unveiled Wife narra su viaje a través de los años de dolor sexual en el matrimonio. Un día, ella y su esposo investigaron una corazonada y descubrieron que un jabón para el acné que ella utilizaba tenía un ingrediente que afecta el equilibrio hormonal del cuerpo. Una semana después de dejar de utilizarlo, su función sexual mejoró de inmediato1. Los obstáculos físicos al placer sexual pueden ser difíciles de diagnosticar, en parte debido al dolor físico y a la falta de placer que pueden tener también raíces psicológicas. No te rindas si un médico no puede responder tus preguntas. Busca la respuesta. Encuentra un médico, partera, asistente médico o enfermera que comprenda las funciones y los trastornos sexuales. Aunque la mayoría de las mujeres se resigna a una vida sexual «rota», otras buscan incansablemente una solución. Mi amiga Kathy Cordell no pudo tener relaciones sexuales con su esposo por más de una década. Su médico le aconsejó que se «tomara un vaso de vino y solo se relajara». En lugar de resolver el problema, esto condujo a una adicción. El consejero de Kathy le recomendó investigar un trastorno llamado vaginismo que causa dolor durante las relaciones sexuales. Kathy descubrió que algunas mujeres tienen una reacción aprendida de miedo a las relaciones sexuales que hace que sus músculos vaginales se contraigan. En el proceso de su propia sanación, Kathy ayuda a otras mujeres que sufren este trastorno en el aspecto emocional, espiritual y físico de su sanidad2. Al igual que Kathy, no te resignes a que el sexo sea una experiencia dolorosa o sin placer. Sé tenaz en tus oraciones y en la búsqueda de una solución. Relacional Puedes tener un hermoso matrimonio y una mala vida sexual. Sin embargo, la calidad de tu matrimonio es el cimiento sobre el cual construyes la intimidad sexual. ¿Confías en tu esposo cuando están en la cama? ¿Es sensible a tus necesidades? ¿Se comunican el uno al otro respecto al sexo? ¿Guardas secretos, rencores o falta de perdón? Sara es una de esas mujeres que detestaban el sexo. Por más de once años de matrimonio, su esposo Jake exigía tener relaciones sexuales varias veces a la semana. Jamás le preguntó si a ella le gustaría tener sexo, solo daba por sentado que era su derecho dado por Dios como hombre casado. El sexo hacía que Sara se sintiera como un objeto. Se preguntaba si a Jack le importaba si era el cuerpo de ella el que acariciaba. Joyce y Ben tenían una barrera diferente. A través de sus diecinueve años de matrimonio, Ben había tenido un interés superficial por la pornografía. Aunque Ben confesó haberle sido infiel una vez en un viaje de negocios, el problema se olvidó en seguida, como si jamás hubiera sucedido. Joyce sentía que una parte de su corazón había muerto. Consentía compartir su cuerpo con Ben, pero cerraba su corazón a la intimidad.  La sexualidad se conecta con nuestras partes más íntimas. En la rutina diaria del matrimonio, a menudo no nos detenemos a considerar cómo nos han herido en el matrimonio ni por qué no confiamos en el hombre que duerme a nuestro lado todas las noches. Sin embargo, hasta que estos problemas no se afronten ni se aborden, es poco probable que el placer físico y la libertad sean una realidad. Emocional Creo que las barreras más comunes para disfrutar el sexo son emocionales. Algunas mujeres tienen una historia de traumas o decisiones destructivas que asociaron al sexo con emociones negativas y dolorosas en extremo. Sexo = vergüenza Sexo = culpa Sexo = pecado Sexo = explotación Sexo = Solo soy buena para una cosa Ponerse un anillo y decir unos votos en una iglesia no borran esos mensajes. El trauma emocional relacionado con el sexo suele ser tan profundo que quizá ni siquiera seas consciente de su existencia. Muchas mujeres no recuerdan detalles del abuso que sufrieron en la infancia hasta que llegan a la adultez. Quizá lo único que sientan sea una vaga sensación de que «algo no está bien». Otras mujeres no tienen historia de trauma sexual ni culpa por sus errores pasados, pero tampoco pueden disfrutar del sexo. Conozco mujeres que esperaron al matrimonio, soñando con el éxtasis que se suponía que prometía el sexo. En cambio, por más que lo intentaban, no podían disfrutar del sexo. La idea de algo nuevo solo les provocaba pánico y oleadas de repugnancia. Como el sexo es algo tan íntimo, a menudo las mujeres no saben dónde buscar ayuda. Solo se conforman con la frustración en este aspecto de la vida. Vivimos en una época en la cual la ayuda está siempre disponible, incluso en lo que respecta a los problemas sexuales. No obstante, la búsqueda de un consejero o incluso la compra de un libro sobre el tema causa temor. Si has sufrido traumas sexuales en tu pasado o has vivido momentos que te causan vergüenza, quizá te resulte insoportable hablar de tu dolor. Las heridas emocionales pueden ser más dolorosas que las físicas, pero no puedes verlas. Hace falta tremendo valor para buscar ayuda sabiendo que hablarás con alguien sobre aspectos de tu vida marcados por la pena y la vergüenza. Quizá parezca más fácil ignorar el dolor y seguir adelante con tu matrimonio, pero Dios es Jehová Rafa, el que te invita a la sanidad. La exposición de las mentiras La sanidad de las barreras físicas, relacionales y emocionales del sexo requieren trabajo y esfuerzo. Comienza con el compromiso de identificarlas y afrontarlas. Si estás cansada de las desilusiones en el dormitorio, tu camino hacia la sanidad quizá signifique superar algunas de las mentiras comunes acerca del sexo. Estas mentiras impiden que las mujeres busquen la sanidad. Solo dan por sentado lo siguiente: «Esto es demasiado bueno como para lograrlo. Supongo que no soy una de esas mujeres que nunca disfrutarán del sexo». Primera mentira: Dios creó el sexo sobre todo para el placer del hombre. Debido a que las mujeres creen estas mentiras, forjan su intimidad sexual en torno a las necesidades del hombre, teniendo sexo cuando él lo quiere y cómo lo prefiere. Después de años o décadas de matrimonio, ¡quizá nunca hayas considerado que tus necesidades importan también! Vale la pena explorar cómo el sexo puede ser satisfactorio para ti, y que merece buscar consejería a fin de tratar el dolor del pasado. ¡No te conformes!  Segunda mentira: No es apropiado para una mujer piadosa ser sexual. Nadie dice esta mentira en voz alta, pero muchas mujeres la viven. Relacionan la excitación sexual de forma automática con la inmoralidad sexual. Otras mujeres se «castigan» por errores sexuales de su pasado al no disfrutar del sexo en su matrimonio. Creen la mentira que ser sexual es pecaminoso. Otro motivo por el cual las mujeres tienen dificultades en disfrutar del placer sexual es porque creen que necesitan esperar a que llegue. No se dan cuenta de que disfrutar del sexo o tener un orgasmo requiere de su participación activa. Nunca va a ocurrir si piensas en el moho que crece en la cortina de la ducha o en tu hijo de tres años en la habitación contigua. La mayoría de las mujeres informan que no quieren tener sexo en realidad hasta que piensan en el sexo y lo anticipan. Cuando las mujeres ven ante todo el sexo como un deber conyugal, ni siquiera consideran que su propia excitación sea tan importante como la de sus esposos. Cada mujer tiene su propio «camino del placer» tanto físico como mental, que puede requerir de tiempo para descubrirlo y buscarlo. Como mencioné antes, Linda Dillow y yo escribimos un estudio bíblico llamado En busca de la pasión (Moody Publishers), a fin de ayudar a las mujeres a comprender el diseño de Dios para el amor apasionado dentro del matrimonio. Hemos visto a muchas mujeres liberarse y disfrutar del sexo luego de décadas de una vida sexual insatisfactoria. Aunque parezca obvio, nada cambiará si tú no cambias nada. Del mismo modo que tu cocina no se limpia sola por arte de magia, tus dificultades sexuales no desaparecerán de un día para otro. Nadie puede prometerte que tu deseo sexual irá de cero a sesenta en noventa días. Vivimos en un mundo caído que está lleno de desilusión y quebranto. Sin embargo, ¿estarías dispuesta a dar un pequeño paso? Ese podría ser llamar a un consejero, examinar el estudio bíblico En busca de la pasión, o tal vez orar junto con tu esposo por tu vida sexual. Se necesita esfuerzo, oración y valor para comenzar la sanidad, ¡pero vale la pena! Suscríbete a nuestra lista de correos para recibir notificaciones cuando nuevos blogs y grupos en español estén disponibles. 
2 0
¿Qué pasa si quiero más sexo que mi esposo?
Extraído de 25 Preguntas Que Tienes Miedo de Hacer Sobre el Amore, el Sexo, y la Intimidad de Dr. Juli Slattery. © 2015 en Unilit Publishers. Usado con permiso. Esto me lo preguntan mucho. A menudo, una mujer se me acerca con timidez en un evento y dice: «Soy una de esas mujeres de las que habló que tiene más deseo sexual que su esposo. ¿Qué debo hacer?». Puesto que las mujeres en esta situación desafían el estereotipo, a veces sienten vergüenza e inadecuación. No debo ser muy bonita ni sexy. ¿Hay algo malo en mí? Muchas mujeres se han visto expuestas durante tantos años al estereotipo de los «hombres siempre quieren sexo» que dan por sentado que sus esposos lo iniciarán y les apetecerá constantemente. Cuando no es así, se sientan en silencio y hacen una lista de todas las cosas que deben estar mal en ellas. ¡BASTA DE ESO! Casi todas las parejas tienen dificultades que superar en su relación sexual. Cada esposo y esposa tienen su propio conjunto único de fortalezas, debilidades e incompatibilidades. Si esto es algo con lo que luchas, no lo hagas más grande suponiendo que debe haber algo mal en ti. A pesar de lo que quizá aprendieras en los círculos cristianos, no hay nada en la Biblia que diga que un esposo debe tener o tiene mayor deseo sexual que su esposa. Es más, la Biblia da por sentado que tanto el esposo como la esposa tienen necesidades sexuales. En 1 Corintios 7 se registra la enseñanza de Pablo que muchos utilizan para promover el «deber de la esposa». He aquí el pasaje:  El hombre debe cumplir su deber conyugal con su esposa, e igualmente la mujer con su esposo. La mujer ya no tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposo. Tampoco el hombre tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposa. No se nieguen el uno al otro, a no ser de común acuerdo, y solo por un tiempo, para dedicarse a la oración. (1 Corintios 7:3-5) ¿Te fijaste que se menciona antes el «deber del esposo» que el «deber de la esposa»? Interesante, ¿verdad? Es probable que hasta en la época de Pablo hubiera mujeres frustradas por la falta de relaciones sexuales en su matrimonio. Comienza con una conversación ¿Han hablado tú y tu esposo sobre este asunto? Debido a que son temas sensibles, muchas parejas solo se enfocan en sus diferencias sexuales cuando están peleando. En lugar de conversar, establecen patrones que conducen al rechazo y a la frustración. Inicias o insinúas la intimidad y te rechaza. Te enojas, lo atacas verbalmente o lo evitas. Este tipo de patrón llega a arraigarse hasta que la simple mención del sexo se convierte en un barril de pólvora. Tanto el esposo como la esposa se sienten incomprendidos y marginados. Nunca resolverás el problema hasta que aprendas a hablar al respecto con el objetivo de entenderse y estar en el mismo equipo. Una de las primeas cosas a realizar es la de comenzar una conversación con tu esposo y no suponer lo peor. Una esposa lo explicó así: Podría contar la cantidad de noches seguidas que pasaban sin que tuviéramos relaciones sexuales, y me sentía cada vez peor acerca de mí misma y nuestro matrimonio. Cuando las amigas decían cosas como «¡No puedo quitarme a mi esposo de encima!» o «¡No puedo ni cambiarme delante de él porque siempre quiere tener relaciones!», mi mente se llenaba de culpa y de inseguridades. Después de meses de frustración, me senté con mi esposo y le expliqué que sentía que no estábamos teniendo suficiente sexo. Me respondió con «Jamás me hubiera imaginado eso. ¿Por qué nunca me dices que lo quieres o lo inicias?». Me di cuenta de que tenía la expectativa de que los hombres siempre lo buscarán, y yo no le había dicho mi deseo ni mis impulsos a mi esposo. Mi deseo sexual es aún más alto que el suyo, pero en vez de llenarme de culpa, aprendí a conversar con mi esposo y a mostrarle mis necesidades. ¡Iniciar la relación no es exclusivo del hombre! Esto no solo ha ayudado en mi lucha interna, sino también en mi matrimonio. Los problemas o conflictos se vuelven mucho más manejables cuando se puede conversar a través de ellos sin culpar ni lastimarse entre sí. Dedica tiempo pidiéndole a Dios que te muestre el momento adecuado, y que te dé un corazón sensible y las palabras apropiadas para expresarte. ¿Qué pasa si mi esposo nunca quiere tener sexo? Necesitamos distinguir entre una esposa con un mayor deseo sexual y un matrimonio donde el esposo nunca quiere tener relaciones sexuales. Una situación representa una diferencia normal en el deseo, mientras que la otra probablemente indique un problema subyacente más profundo. Si tú tiendes a ser la que inicie la relación, pero tu esposo está dispuesto y responde, no me preocuparía por eso. Aunque es típico que los hombres piensen en el sexo más a menudo que sus esposas, este no siempre es el caso. Hay algunos hombres que se sienten más cómodos expresando su amor con palabras o disfrutando actividades con sus esposas. Otros hombres evitan iniciar el contacto sexual porque le temen al rechazo, pero están dispuestos a conectarse cuando lo inicia su esposa. Aunque los hombres y las mujeres tienen varios apetitos sexuales, no es normal que un hombre nunca quiera tener relaciones sexuales con su esposa. Si tu esposo no está interesado en el sexo, es importante que ambos entiendan y aborden lo que su deseo y disfrute del sexo. A veces, el problema se interpone en físico, como la enfermedad de la tiroides, bajos niveles de testosterona, medicamentos que interfieren con el deseo sexual o el rendimiento, la obesidad o el agotamiento. El estrés, la tristeza y la depresión también pueden reducir el deseo sexual. Me gustaría animarte a que te preguntes: ¿Piensas que tu esposo se siente dominado o abrumado por ti? En matrimonios donde el esposo no es sexualmente enérgico, suele ser pasivo en otros aspectos de la relación. Cuando una esposa es mandona o criticona, puede afectar la seguridad propia del esposo y llevarlo a ser pasivo en lo sexual. Si esto describe tu matrimonio, me gustaría animarte a que leas un libro que escribí, llamado Finding the Hero in Your Husband (Health Communications, Inc.). Te mostrará cómo emplear tu poder como esposa a fin de fortalecer a tu esposo en todos los aspectos, incluyendo el sexual. Tu esposo también podría estar lidiando con un trauma emocional como el abuso sexual en la niñez. Por muy difícil que sea para una mujer hablar del abuso sexual, para los hombres es infinitamente más incómodo. Corazón herido (Editorial Caribe) del Dr. Dan Allender y When a Man You Love Was Abused (Kregel Publications) de Cecil Murphey son recursos maravillosos, además de la consejería, para ayudarte a ti y a tu esposo a tratar problemas dolorosos del pasado. Lo lamentable es que algunos hombres tienen otros medios sexuales que les impiden tener sexo con su esposa. Una aventura extramatrimonial, la masturbación habitual, un fetiche sexual que le avergüenza mucho admitir o el uso de pornografía podrían interponerse entre ustedes dos. A muchos hombres les dieron a conocer la pornografía en su niñez y se involucraron con ella a lo largo de su vida adolescente y joven adulta. Las imágenes del pasado se grabaron en el cerebro del hombre e influyen en su respuesta sexual en su matrimonio, incluso años más tarde. Su cerebro está entrenado solo para responder a cada vez más estímulos sexuales gráficos, por lo que es incapaz de disfrutar del sexo normal con su esposa. Como puedes imaginar, es muy difícil para un esposo admitirle a su esposa que está enganchado con la pornografía o alguna otra forma de inmoralidad. En su lugar, pone excusas y a menudo continúa en secreto con la pornografía, la masturbación u otras vías de escape que le permitirá soportar la demanda. Las alentadoras noticias es que podemos renovar nuestros cerebros para aprender una respuesta sexual saludable. A medida que la pornografía afecta cada vez más a los matrimonios, Dios prepara hombres y mujeres para que ministren en este aspecto de redención para la sexualidad masculina y femenina. ¿Qué me dices de mis necesidades? Lo cierto es que mientras el matrimonio está hecho para satisfacer nuestras necesidades y deseos sexuales, millones de hombres y mujeres casados están sexualmente insatisfechos. Muchos de los que abandonan el matrimonio lo hacen debido a su desilusión y frustración sexuales.  Quizá tengas un esposo que no esté dispuesto o sea incapaz de satisfacerte sexualmente. Aunque el sexo es un aspecto importante del matrimonio, recuerda que no es la parte más importante. Al fin y al cabo, los matrimonios no mueren debido a que las personas dejen de tener relaciones sexuales, mueren cuando las personas dejan de cumplir sus promesas. A Dios le preocupa mucho el pacto que hicieron tú y tu esposo el uno con el otro. Él también comprende las limitaciones y los anhelos de nuestros cuerpos. Como el sexo parece ser una parte terrenal de la vida, a menudo no le llevamos nuestras preocupaciones y frustraciones sexuales a Dios. Amiga, quisiera alentarte a que le abras tu corazón al Señor. Pídele que bendiga tu vida sexual, pero también pídele que utilice las dificultades y frustraciones para ayudarte a ser más semejante a Él. Les recomiendo a las parejas que hagan todo lo posible por suplir las necesidades sexuales mutuas. Si las relaciones sexuales no son posibles, busquen otra manera de disfrutar juntos la intimidad sexual. Los adolescentes parecen ser capaces de encontrar el modo de tener intimidad sexual sin tener sexo, ¿por qué nosotros no podemos hacer lo mismo? No permitas que este problema quede oculto. Incluso, la Biblia dice que el sexo es una parte importante del matrimonio que no se debe descuidar. Si tus necesidades son muy diferentes a las nece- sidades de tu esposo, trabajen juntos para encontrar el equilibrio adecuado o el compromiso para la mutua satisfacción sexual.
0
¿Puedo ser piadosa y gay?
Extraído de 25 Preguntas Que Tienes Miedo de Hacer Sobre el Amore, el Sexo, y la Intimidad de Dr. Juli Slattery. © 2015 en Unilit Publishers. Usado con permiso. Esta pregunta es un barril de pólvora; un asunto sensible en extremo. Si tienes tendencias homosexuales o bisexuales, este no es un simple debate teológico, sino que se refiere a la esencia de cómo te ves a ti misma y cómo te ve Dios. La conversación acerca de la homosexualidad no solo afecta a quienes se identifican como LGTB (lesbianas, gais, transexuales y bisexuales), sino a todos nosotros. Más allá de que te identifiques o no con esta lucha, tendrás que elegir entre tus propios criterios sobre el tema. Si no los tienes, tendrás algún buen amigo o familiar que sean gais. Tendrás que tomar decisiones en cuanto a si asistir a una boda entre personas del mismo sexo, si recibirás a tu hija y su pareja para cenar o si asistirás a una iglesia con un pastor gay. En la última década, las opiniones cristianas acerca de la homosexualidad han dado un giro drástico. No ha habido ningún descubrimiento científico ni teológico; muchas personas han cambiado su manera de pensar en cuanto a lo que creen. En el cambiante mundo actual, declarar que la homosexualidad no es un estilo de vida aceptable, aprobado por Dios, se ve como falto de amor, reprobatorio, detestable y, en algunos lugares, criminal. Una de las cosas más difíciles y maravillosas de ser seguidor de Cristo es que Dios no cambia. «Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos» (Hebreos 13:8). Aunque nuestras interpretaciones y énfasis de las enseñanzas bíblicas son inconstantes, la Palabra de Dios es una base sólida para los cristianos de hace dos mil años y para los de que viven hoy. Siento un gran consuelo al saber que las enseñanzas de Dios son verdaderas e inmutables, pero también es difícil mantenerme sobre esas verdades cuando la marea cultural se vuelve con tanta rapidez en su contra. La Biblia y la homosexualidad Si has leído mucho sobre este tema, sabes que ha habido valientes intentos de reinterpretar los seis pasajes de la Biblia que se refieren de manera específica a la homosexualidad (Génesis 19, Levítico 18:22, Levítico 20:13, Romanos 1:24-27, 1 Corintios 6:9, 1 Timoteo 1:10). Los defensores de la homosexualidad descartan los pasajes del Antiguo Testamento como obsoletos para los cristianos del Nuevo Testamento. También interpretan los pecados de Sodoma y Gomorra como violencia y falta de hospitalidad en lugar de comportamiento homosexual. Hablando de pasajes del Nuevo Testamento, afirman que Pablo y los primeros líderes de la iglesia no entendían la orientación sexual. Las prohibiciones en contra de la conducta homosexual, dicen, se refieren a orgías y a actos homosexuales cometidos por heterosexuales. El concepto de orientación homosexual se sugirió por primera vez en la década de 1890, irónicamente alrededor del mismo tiempo que se estableció el campo de la psicología. Sin embargo, podemos dar por sentado que los hombres y mujeres en los tiempos bíblicos también tenían sus conflictos con relación a la orientación sexual y a la identidad de género, a pesar de que no tenían palabras para denominarlas. Aunque la evolución de la clasificación de las cuestiones LGBT es reciente, la naturaleza humana no ha cambiado. La enseñanza de la Biblia sobre la inmoralidad sexual y la homosexualidad se refiere al quebrantamiento humano y al pecado, sin importar cómo decidamos llamarlo. A pesar de que no soy teóloga, he estudiado los argumentos de ambas partes. La Biblia aclara que «desde el principio de la creación, Dios los hizo varón y hembra. Por esta razón el hombre dejará a su padre y a su madre, y los dos serán una sola carne» (Marcos 10:6-7, lbla). Quisiera invitarte a investigar por ti misma acerca de este tema. Aquí tienes algunos artículos que explican por qué los recientes intentos de justificar bíblicamente el estilo de vida homosexual están equivocados: «Why God and the Gay Christian Is Wrong about the Bible and Same-Sex Relationships» [Por qué Dios y el cristiano gay están equivocados acerca de la Biblia y las relaciones entre personas del mismo sexo] por Christopher Yuan1 y «God, the Gospel, and the Gay Challenge—A Response to Matthew Vines» [Dios, el evangelio y el desafío gay: Una respuesta a Matthew Vines] por Al Mohler2. Proverbios nos recuerda que «el temor del Señor es el principio del conocimiento» (Proverbios 1:7). Cada vez que nos esforzamos por conocer o entender algo, nuestro enfoque debe estar arraigado en quién es Dios. Su soberanía es el ancla que nos mantiene alejados de la necedad. Nuestra opinión de Dios, incluso entre algunos eruditos cristianos, se ha hundido tan bajo que nuestra sabiduría se ha vuelto necedad en muchas cuestiones sexuales, incluyendo la homosexualidad. Jamás resolveremos la pregunta de ser «piadoso y gay» mirando hacia dentro a quiénes somos, sino solo al mirar hacia arriba a quién es Dios.  La compasión y la santidad de Dios nunca se anulan entre sí Cuando escucho el debate acerca de Dios y del estilo de vida LGTB, a veces parece una discusión sobre si es más importante la santidad de Dios o el amor. Algunos dicen: «Un Dios compasivo quiere que amemos y disfrutemos la expresión total del amor sexual. Jamás diría que una persona gay no debería experimentar eso». Por otra parte, la santidad de Dios y su llamado a la pureza puede expresarse sin gracia o compasión: «Los hombres y las mujeres gais deben decidir seguir a Dios, y eso es todo». Somos criaturas tan limitadas en lo moral y en lo espiritual que no podemos comprender cómo Dios puede ser a la vez amoroso y moralmente perfecto. Razonamos que de seguro debe comprometer un atributo para tener en cuenta al otro. La verdad acerca de Dios es que Él es santo por completo y amoroso de manera incondicional. Jamás podemos entender el amor de Dios si no aceptamos su santidad. En su obra En pos de lo supremo, Oswald Chambers escribió: «Cualquier cosa que rebaje o distorsione la santidad de Dios debido a una falsa visión de su amor, contradice la verdad divina que fue revelada por medio de Jesús»3. Muchos cristianos bienintencionados justifican y toleran el pecado en el espíritu de tratar de mostrar el amor de Dios. Los llamo «pecados de compasión». En lugar de adorar a un Dios de compasión, hemos hecho de la compasión un dios en sí mismo, ignorando el llamado de Dios a la justicia y a la santidad. La compasión me puede mover a excusar y perdonar casi cualquier pecado. Mi compasión por una persona con dolores crónicos puede justificar que se quite la vida. La compasión por una adolescente embarazada que tiene una vida por delante podría hacerme justificar el aborto. Mi compasión por una mujer en un matrimonio sin amor podría hacerme comprender una infidelidad. Y mi compasión por un gay o una lesbiana podría hacerme intentar explicar o ignorar el estándar establecido por Dios para el amor sexual. El amor de Dios es ilimitado, pero tiene fronteras. Su compasión nunca anula su verdad ni su santidad. ¿Recuerdas al joven dirigente rico que le preguntó a Jesús qué debía hacer para heredar la vida eterna? Jesús le dijo la norma: renunciar a sus riquezas y seguirlo. Cuando el joven se alejó de Jesús, el Salvador sintió pena, pero no cambió la medida de su rectitud.  Ha habido generaciones de cristianos que han enseñado la santidad y la ira de Dios, excluyendo su gran amor y compasión. Ahora, vivimos en una generación que ha hecho lo contrario: exaltando el amor y la misericordia de Dios, pero ignorando en gran medida su santidad. Creo que esta es la razón principal para el drástico cambio en la posición de la iglesia sobre la cuestión gay. Dios es compasivo y amoroso, y nos ordena que seamos igual. Sin embargo, la compasión nunca ha significado cambiar los estándares del llamado de Dios para que todos nosotros seamos «santos, porque yo, el Señor su Dios, soy santo» (Levítico 19:2). Dios es capaz de liberarnos del pecado y sanarnos del quebrantamiento Pocos cristianos que aceptan la homosexualidad creen que fue parte del perfecto diseño original de Dios; que antes de la caída, Dios creó a algunos para que fueran gais, lesbianas o bisexuales. Basta con mirar la forma en que encaja nuestra anatomía: en hombres y mujeres. Considera que en el relato de la creación en Génesis, Dios creó a Eva para «completar» a Adán y que juntos representaran la imagen de Dios. Esto implica que la homosexualidad representa a un mundo caído (en pecado y quebrantamiento), al igual que nuestra tendencia hacia las adicciones, la gula, el orgullo, el odio y el egoísmo. Si existe un «gen gay», podríamos argumentar que también debe haber un gen de la promiscuidad y un gen de la ira. Aceptar la homosexualidad como una expresión normal del diseño de Dios es decir que Él está de acuerdo con que vivamos dentro de nuestro quebrantamiento, en lugar de buscarlo a Él a través de ese quebrantamiento. En su esencia, aprobar el estilo de vida LGTB como aceptable y hasta piadoso implica la creencia de que Dios es incapaz de redimir este particular quebrantamiento en la vida de un individuo o que no está dispuesto a hacerlo. Que aunque Dios nos rescata de otros pecados, Él no es lo bastante sabio como para resolver los complicados asuntos que involucran la homosexualidad. Tal vez la confusión venga porque le hemos dictado a Dios lo que debe ser la «sanidad» de la homosexualidad. Si una mujer tiene deseos sexuales por otra mujer, la sanidad debe significar que se siente atraída por hombres, se casa con un esposo cristiano cariñoso, tiene una casa llena de hijos y vive felizmente en su hogar femenino y suburbano. Si eso no sucede o una mujer adopta de manera superficial estos atributos solo para demostrar que ha sido redimida, la sanidad de Dios parece haber fallado. Dios es Dios. El modo en que Él lidia con cada uno de nosotros en nuestro pecado y quebranto es asunto suyo. La sanidad y la redención casi nunca significan que nuestras vidas desordenadas ahora están envueltas con un impecable y bonito moño. El apóstol Pablo se refirió a lo confusa de su propia redención. A lo largo de su andar cristiano, vivió con «una espina en la carne, un mensajero de Satanás» que Dios se negó a quitar a fin de mantener a Pablo dependiendo de la gracia de Él. Pablo anhelaba el cielo para poder librarse de este mundo caído y de la lucha contra su propia carne. En ocasiones, Dios nos libra de nuestros quebrantos y otras veces los utiliza para fortalecernos a través de estos. La conclu- sión es la siguiente: El poder de Dios es suficiente en tu debi- lidad, aunque esa debilidad resulte ser una atracción hacia la homosexualidad. Hay una diferencia entre los impulsos y las acciones homosexuales Cada una de nosotras puede identificarse con las tentaciones específicas que nos acosan. La atracción a la pornografía parece de- masiado fuerte para resistirla o solo no puedes dejar de acostarte con tu novio. O quizá tiendas a mentir con más naturalidad que decir la verdad o te encanta en secreto un jugoso bocado de chismes.  Rara vez nos identificamos a nosotros mismos basados en nues- tras tentaciones. No he escuchado afirmaciones sobre la legitimidad de vivir la vida como mentirosa o fornicaria. No obstante, la ho- mosexualidad no se define como alguien que lucha en contra de la atracción hacia una persona del mismo sexo, sino como lesbiana. Debido a esto, a menudo es difícil separar la acción de la identidad. Lo lamentable es que muchos hombres y mujeres con pensa- mientos e impulsos homosexuales se sienten condenados y sucios solo por tener la lucha. Las instituciones religiosas le han sumado a esto la vergüenza, al clasificar los impulsos homosexuales como los más repugnantes que cualquier otra tentación. En un esfuerzo por corregir ese prejuicio, el péndulo se ha inclinado a dar licencia espi- ritual a quienes buscan de manera activa un estilo de vida LGTB. Una persona no es pecadora porque tenga pensamientos o de- seos homosexuales. Es más, nuestra biología y el ambiente durante nuestros primeros años de vida nos predispone a todos a tener que luchar contra algo: depresión, alcoholismo, ira, masturbación habi- tual, bulimia. Sin embargo, existe una diferencia entre normalizar una lucha y legitimar las acciones a las que nos conduce. Muchos hombres y mujeres piadosos continúan lidiando con pensamientos e impulsos homosexuales, pero se han comprometido a decir «no» a actuar según esos deseos. Vivir una vida piadosa no significa aceptar el pecado. Tampoco significa que nunca seremos tentados. Significa aceptar el amor compasivo de Dios y también confiar en su fuerza para buscar la santidad. Las palabras escritas en blanco y negro en este libro nunca pueden captar el dolor que quizá soportaras respecto a tu propia experiencia con la homosexualidad o la de algún ser querido. Mi intención no es añadir a ese dolor, sino recordarte cuán grande es nuestro Dios. Mi oración es para que el gran amor de Dios te rodee mientras lo buscas a Él en medio de tus circunstancias.  
0
Cómo tener conversaciones difíciles
Las personas que escuchan nuestro podcast, Java con Juli, saben que no me gusta hablar por hablar. Desde que era una niña, he sido capaz de sentir agudamente la tensión tácita en una habitación. Me pongo ansiosa cuando tengo un conflicto sin resolver con un amigo o familiar, y tengo problemas para encontrar la paz hasta que se aborde. Tal vez por eso elegí convertirme en psicóloga: La sala de consejería es uno de los pocos lugares donde se nos permite, e incluso se espera, que saquemos el "elefante en la habitación". Es el trabajo de un consejero preguntar sobre la vergüenza, los remordimientos, los secretos y los miedos. Aunque los buenos consejeros también darán consejos, él o ella sólo lo hace después de crear un espacio seguro para que alguien comparta sin temor a ser rechazado o juzgado. Los temas relacionados con la sexualidad están llenos de tensión: una esposa que sospecha que su marido está mirando porno. Un padre que se da cuenta de que su hija está llegando a la pubertad y deja abruptamente de abrazar a su "niña pequeña". Una mujer que tuvo un aborto hace muchos años que se mantiene en secreto. Un buen amigo o pariente que decidió pasar por un cambio de género y quiere que uses su nuevo nombre. Muy a menudo, simplemente evitamos estas situaciones, fingiendo como si todo fuera normal y nuestra incomodidad no existe. Esto hace que nuestras relaciones sean tensas y las hace un poco menos que auténticas. Y cuando intentamos hablar de tales cosas, el diálogo a menudo termina en una discusión con ambas partes comunicándose desde un lugar de miedo, dolor o ira. Como cristianos hoy en día, a menudo pasamos mucho tiempo debatiendo lo que debemos creer sobre la sexualidad. Podemos dedicar algún tiempo a asegurarnos de que estamos honrando personalmente a Dios con nuestras propias decisiones sexuales. Sin embargo, a menudo pasamos poco o ningún tiempo luchando sobre cómo representar el corazón de Jesús mientras interactuamos con personas con las que hay desacuerdo o tensión. Creo que es imperativo, tanto dentro de la iglesia cristiana como fuera de sus paredes, poder entablar conversaciones duras sobre el dolor y el quebrantamiento. No corremos por ahí buscando esas conversaciones, pero tampoco debemos huir de ellas. Jesús declaró que El mismo era la verdad y que conocer la verdad nos hará libre. En las conversaciones difíciles se trata de buscar juntos la verdad: la verdad como concepto y la Verdad en la persona de Jesucristo. Debemos aprender a hablar eficazmente de cosas difíciles como los asuntos sexuales, la tensión racial y las diferencias teológicas. Me gustaría compartir con ustedes algunos consejos que pueden ayudarle a comprometerse con gracia con la gente en los conflictos crudos y desordenados de la vida humana. Entra con gracia Vivo en el norte de Ohio, no muy lejos del lago Erie. Esto significa que tenemos mucha nieve y hielo. He tenido mi parte de viajes de nudillos blancos a través de tormentas invernales traicioneras. Una de las primeras lecciones que aprendí sobre conducir en una tormenta de nieve es dar a otros automóviles un montón de espacio. Usas el freno varios pies antes de una señal de pare en caso de que tu automóvil decida que no quiere parar. ¡Y nadie se queda en el hielo! Incluso para el conductor más experimentado, manejar en el invierno es impredecible. Estos mismos principios se aplican en conversaciones difíciles: Hablar de temas sensibles es impredecible. No estás muy seguro de lo que desencadenará dolor o ira mientras conversas. Darse una gran cantidad de gracia y espacio, no tomando cada palabra personalmente, pero apreciando que algunas cosas son simplemente difíciles de articular. Tienes que dar gracia para tener estas conversaciones imperfectamente si alguna vez quieres aprender a tenerlas bien. Escucha para aprender Santiago da el consejo: "Sé rápido para escuchar, lento para hablar y lento para enojarte". El autor de superventas Steven Covey escribió que uno de los hábitos de las personas de gran éxito es "Buscar primero entender y luego ser entendido". El principio es claro: Escucha antes de hablar. Escuchar verdaderamente no es sólo esperar su turno para hablar, sino esforzarse por entender las experiencias, creencias y sentimientos de la otra persona. Ser un buen oyente incluye hacer preguntas perceptivas, permitir silencio en lugar de llenarlo siempre, y responder con declaraciones tiernas que demuestran que realmente has escuchado lo que la persona compartió. Escuchar es fundamental por dos razones. En primer lugar, escuchar muestra respeto a la otra persona. Significa que te importa y construyes un puente emocional. En segundo lugar, cuando escuchas, puedes hablar con mayor discernimiento. Al escuchar aprenderás a hablar eficazmente al corazón de la otra persona. Comparte sin una agenda Cuando dialogamos con personas con las que no estamos de acuerdo, comúnmente sentimos la presión de cambiar de opinión. Queremos convencerlos de que nuestra perspectiva es la correcta. ¡Eso no es todo malo! Ciertamente, queremos ser persuasivos y convincentes, ya que compartimos lo que creemos que es verdad. Pero a veces nuestro afán por compartir la verdad (o incluso nuestras opiniones) puede llegar a ser agresivo. Maestros como Pablo y Pedro eran apasionados por compartir a Jesús, pero alentaron a sus compañeros cristianos a compartir la verdad de manera encantadora. Pablo le dijo a su hijo espiritual, Timoteo, que "Un siervo del Señor no debe ser peleón, sino que debe ser bondadoso con todos, capaz de enseñar y tolerante. Debe reprender suavemente a los que se oponen a él, con la esperanza de que Dios les conceda el arrepentimiento que conduce al conocimiento de la verdad. Entonces volverán a sus sentidos y escaparán de la trampa del diablo, que los ha llevado cautivos a su voluntad." Pedro escribió: "En vuestros corazones venerad a Cristo como Señor. Siempre estén preparados para dar una respuesta a todos los que les piden que den la razón de la esperanza que tienen. Pero haz esto con dulzura y respeto". Como alguien que enseña sobre temas sexuales, he aprendido que la verdad bíblica es ofensiva. El Evangelio mismo ofende nuestra autonomía y la creencia de que somos "buenas personas". Si bien la verdad que compartimos es ofensiva, debemos tener cuidado de no añadir a esa ofensa con un enfoque abrasivo o agresivo. Recuerda que no es tu trabajo cambiar el corazón o la mente de alguien. Tu trabajo es ser fiel para compartir lo que Dios ha hecho en tu vida. Haz una inversión a largo plazo Parte de lo que nos permite ser buenos oyentes y pacientes en compartir la verdad es una perspectiva a largo plazo. Por lo general, tenemos el mayor impacto en las personas cuando invertimos en ellas con el tiempo. Interactuar con alguien una vez a la semana durante años significa que tienes tiempo para escuchar, aprender, afirmar y compartir la verdad cuando sea el momento adecuado. Una palabra de verdad podría ser rechazada en una temporada, pero incluso solicitada en otra. Sí, ciertamente hay esos momentos urgentes en los que el Señor te pide que compartas en este momento, pero la mayoría de las veces, la inversión relacional construye una plataforma para el cambio. Como Salomón escribió: "¡Qué bueno es una palabra oportuna!" y "Una palabra bien pronunciada es como manzanas de oro en escenarios de plata". Al invertir en las personas, ora para que Dios te dé sabiduría para discernir cuándo se debe hablar esa palabra oportuna y cuándo es el momento de escuchar y aprender.
3 0
As Christians, How Do We Respond to Abuse Allegations in the Church?
No, Lord, not another one! My stomach feels sick every time I see the headline of a Christian leader accused of sexual misconduct.  Over the years some of you have reached out to ask me what I think about high profile accusations of Christian leaders. You’ve wondered why I don’t write a timely blog or talk about specific situations on our podcast. I’d like to share my heart with you as I process recent headlines and why I don’t publicly address allegations pertaining to specific Christian leaders.  Behind every story are individuals. Victims who need healing. Families grappling with what might be shocking accusations against a parent, a spouse, a child. Ministries scrambling to figure out how to respond with integrity. Having been a witness to this individual pain, I tread very carefully. But mostly, I’m aware of the unseen spiritual battle that swirls, the enemy determined to mock the name of Jesus Christ and dissuade people from trusting in Him. Every scandal, whether the allegations prove true or not, leaves in its wake shipwrecked faith in God. And my heart grieves. In response, I’ve been personally challenged to ask the question, “God, how can I bring glory to your name right now?” Even as I contemplate the integrity of a leader who I may have never met, the Lord asks me to examine my own heart. While the actions of a Christian leader may cause great damage to the name of Christ, that carnage will be multiplied by thousands of Christian bystanders who do not react in a God-honoring way to such news. I can’t change or even fully know what someone might have done behind closed doors, but I can choose to align my own heart with Christ, even in how I respond.  In Proverbs, we read of seven things that the Lord absolutely hates. They may surprise you: haughty eyes, a lying tongue, hands that shed innocent blood, a heart that plans wicked schemes, feet that are quick to follow evil, a false witness who tears people down, and a person who stirs up conflict in the community.  The abuse of spiritual power and sexual immorality are horribly offensive to God. Jesus indicated that the worst of judgment would be against people who cause little ones to stumble in their faith. But we must also ask God to search our hearts as we steward the news of such accusations. I am asking Him to give me wisdom and discernment in how I process my own feelings and response to very difficult situations in the church. Here are five things He is showing me.    Let it humble you. Paul wrote, “The one who thinks he is standing firm should be careful not to fall.” Paul then wrote that every temptation is common to humanity. In other words, the very sin that my brother or sister may have fallen into is also knocking at my door. As Peter put it, the enemy is a roaring lion, seeking to devour. May each sordid headline develop in us a holy humility and fear prompting us to repentance and transparency. Even then, we have nothing to fall on but the righteousness of Christ. If I for a moment think that I can resist sin in my own strength and resolve, I’m done. The warning of a Christian leader’s fall is not meant to make us paranoid, but to make us desperate for a holiness that we can never manufacture by resolve or self-discipline. One of my favorite reminders is from the end of Jude, “To him who is able to keep you from stumbling and to present you before his glorious presence without fault and with great joy— to the only God our Savior be glory, majesty, power and authority, through Jesus Christ our Lord, before all ages, now and forevermore!”    Pray for the body to do its work. One of the most fascinating things about the human body is its capacity to fight sickness and heal its own wounds. When the body identifies an infection, it releases specialized white blood cells to fight against what threatens to destroy health. The rest of the body conserves the energy needed for the fight. Unfortunately, many of our illnesses (like autoimmune diseases) come from the body attacking its own healthy tissue. The same can be said of the body of Christ. God has placed within Christian communities people that He has equipped and called to shepherd, investigate, confront, discipline, and mediate situations involving allegations of abuse. This is sober work that should be undertaken with prayer, fasting, and absolute dependence upon the Holy Spirit. For the body to be healthy, we must have men and women of integrity willing to confront evil, refusing to look the other way for the sake of keeping the peace. Paul often called out destructive leaders and exposed hidden sin in his letters to the early church and so must today’s shepherds. Unfortunately, the rest of the body often wants to join in the fight, sometimes attacking what may be healthy tissue. Paul wrote to the Galatians, “If you keep on biting and devouring one another, watch out, or you will be consumed by one another.” Unless you are directly involved in a situation and called to be part of the ministry’s response team, your role in the body is intercession. This means praying day and night for the Lord to give discernment, wisdom, and grace to the parties involved. If you hate what is happening in the church, battle in the spirit on your knees. Your prayers will be much more effective than your tweets.    Don’t gossip or slander.  “Do you think he did it? Did they cover it up?” These are questions I have no right to answer. In all but a few situations, my knowledge of church accusations and fallen leaders has been just like yours; I’ve read about them on a blog or social media post. I have, at best, third-hand knowledge of facts that one individual chose to highlight for the sake of a news story. Are accusations against a church leader credible? Certainly many of them are. Even so, I must acknowledge that often I form personal judgments and opinions on very little information. Jesus knows everything. Nothing is hidden from the Spirit of our God. It is His job to exonerate the falsely accused and to judge the one who has done evil. Slander is tearing down someone by passing on information that is not true. I have done this, even unknowingly, by repeating stories and news about God’s servants that may have been false. Gossip is passing on information that is true for our own personal gain or to hurt another person. It’s sharing a juicy morsel of information to be seen as “in the know” or to punish someone for wrongdoing. I also have found myself doing this. Even my most innocent-sounding words can be mean-spirited and self-promoting. Sometimes we assume that public figures are “fair game” for our opinions and judgments about their lives without realizing that they are also made in the image of God. God’s judgment on them as leaders is a serious thing, but so will be His judgment upon us when we thoughtlessly attack His people. “Do not let any unwholesome talk come out of your mouths, but only what is helpful for building others up according to their needs, that it may benefit those who listen.”   Comfort those who mourn. In any situation where there are allegations of abuse, people are hurting. Most obvious are those in the “eye of the storm,” but the ripple effect of pain is astronomical. If you have been sexually or spiritually abused by someone in leadership you are likely triggered by every headline of alleged abuse in the church. It’s yet one more proof that you can’t trust God or His people. You may experience post-trauma systems like flashbacks, nightmares, or body memories, finding parallels in your own story with the victims’. If this describes you right now, please seek out the help of a friend or counselor who can process your hurt and doubt. The Church is called to be a healing agent, ministering to those who are wounded and speaking for those who have no voice. Proverbs says that our words can either be like wounding someone with a sword or healing and life-giving. The power of our words is much more aptly directed toward speaking comfort and hope for the hurting than speculation and condemnation about the accused.     Remember the one name that really matters. Jesus warned, “You are not to be called ‘Rabbi,’ for you have one Teacher, and you are all brothers. And do not call anyone on earth your father, for you have one Father, who is in heaven. Nor are you to be called instructors, for you have one instructor, the Christ. The greatest among you shall be your servant.” The greatest tragedy of the fall of Christian leaders is not what they may have done in secret, but one person’s power to sully the name of Christ. This was never God’s intention for His people. There should be no Christian superstars, no men or women we think are too spiritual to fall. In our American megachurch/best-selling author/ Christian-guru mindset, we can set up a pastor, speaker, author, or podcaster as the cornerstone of our faith. When Cornellius first met Peter, he “fell at his feet in reverence.” Immediately, Peter made him get up and said, “Stand up. I am only a man myself.” Our faith must never be even loosely tethered to the name and behavior of another human being. A person may lead you to faith, but cannot keep you in faith. There is only One who is trustworthy and righteous to His core. His is the name above every other name. “At the name of Jesus, every knee should bow, in heaven and on earth and under the earth, and every tongue confess that Jesus Christ is Lord, to the glory of the Father.”  I believe that God can be glorified even through the disheartening headlines about His church. The Lord desires to refine not only those “in the eye of the storm” but also His people who are watching from the sidelines. The power of the Gospel to a watching world is not only what may have been proclaimed from a stage, but how God’s people react in a crisis of faith. We can choose to respond to God’s conviction and comfort in our own lives or feed on speculation and anger. Through our disappointment, we can invite God to strip away our dependence on the structures, systems, and people that we unknowingly build our faith upon. In our groaning and sorrow, may we only be satisfied by the promise of His return.  Come, Lord Jesus, come!   You may also find the following resources helpful: Longing for Hope When Leaders Fail (blog) Java with Juli #232: When Sexual Abuse Happens at Church Java with Juli #166: We Are All Sexually Broken