by Authentic Intimacy®


0
0

Guía de supervivencia en el matrimonio

La vida en 2021 está llena de preocupaciones sobre la salud, el empleo y la economía. Sin embargo, es posible que su problema más preocupante en este momento no sea su plan de jubilación, sino su matrimonio.

Dios creó el matrimonio para que sea la experiencia suprema de la unidad humana, dos personas se vuelven una. Pero seguramente hay un límite en lo que respecta a la cercanía que debe existir entre dos seres humanos, ¿verdad? Con las cuarentenas y las órdenes de “aislamiento en casa", ¡es posible que ya hayan llegado a ese límite!

Incluso las parejas más cercanas experimentarán estrés y conflictos durante esta temporada de ansiedad y aislamiento sin precedentes. Ya sea que se trate de una discusión sobre platos sucios o de cómo reducir los gastos, es probable que casi todos los hogares hayan experimentado cierta tensión.

Aquí hay algunas sugerencias prácticas para ayudarlos a navegar la tormenta:

Orar a solas y orar juntos

Esto puede parecer un cliché proveniente de un ministerio cristiano, pero ¿con qué frecuencia acudimos a la oración como un pensamiento secundario? Pasamos horas hablando y planificando y luego lo rematamos con un guiño a Dios: "Oremos bien rápido". Si bien las oraciones rápidas pueden ser efectivas, la actitud subyacente es que el verdadero trabajo de la vida se realiza a través de nuestro esfuerzo, y la oración es la “cereza” espiritual con la que terminamos. Cuando en realidad, debería suceder totalmente lo contrario.

Su matrimonio es un campo de batalla espiritual. Ninguna cantidad de conversación, planificación y manejo de conflictos será más eficaz que pedirle a Dios sabiduría, fuerza, perspectiva y ayuda divina. Como arma espiritual, la oración nos recuerda lo que realmente importa, nos convence de actitudes que contribuyen a la discordia y nos une como hermano y hermana en Cristo. Durante este tiempo de presión inusual, los animo a hacer de la oración el "plato principal" tanto en sus pensamientos como en su relación. 

Implementar una estructura saludable 

Uno de los desafíos de nuestra situación actual es la ausencia de estructura. Los ritmos naturales de los días de trabajo, las tareas del hogar y los momentos de diversión se han convertido en un enorme caos. ¿En dónde se puede contestar esa importante llamada de trabajo sin interrupción? ¿A qué hora deberían irse a la cama si no hay nada por qué despertarse? ¿Quién supervisa la educación en línea de los niños? Prosperar como pareja (y familia) puede requerir que implementen estructuras saludables que probablemente se hayan visto afectadas. Aquí hay tres áreas en las que pueden implementar dichas estructuras nuevamente en sus vidas.

Establecer rutinas

Los primeros días de vacaciones pueden parecer un sueño. No tienen que poner la alarma, pueden comer cuando quieran y pasar el día según lo que más les convenga. Después de aproximadamente una semana sin la estructura de tiempo normal, las vacaciones pueden convertirse en depresión. La ciencia nos dice que generalmente funcionamos mejor con una estructura establecida de cuándo ir a la cama, cuándo comer, cuándo hacer ejercicio, cuándo trabajar y cuándo jugar.

Como pareja, hablen sobre cuáles serían los ritmos saludables en el manejo del tiempo durante esta temporada. En la medida de lo posible, traten de ceñirse a las rutinas que establecieron antes de que el COVID-19 interrumpiera su vida. Esto también incluye hacer tiempo para estar a solas. Administrar su tiempo de manera proactiva es importante para mantenerse productivo, pero también es fundamental para asegurarse de tener tiempo para hablar, relajarse y divertirse. Tal vez en lugar de una pausa para el almuerzo, podrían tomarse un descanso de intimidad :)

Establecer espacios

En este momento, tenemos a tres de nosotros trabajando desde casa y dos tomando clases en línea (¡más un nuevo cachorro!). Hace apenas unos minutos, estaba tratando de escribir con dos de mis hijos (de 21 y 17 años) acostados en el piso de mi oficina jugando con los perros. No quería decirles que se fueran porque estos momentos son raros. ¡Sin embargo, tengo trabajo por hacer! 

Durante los últimos días, nos hemos estado tropezando unos con otros en la cocina, alguien mirando la televisión con el volumen muy alto mientras uno de nosotros está organizando un seminario web :) y todos tratando de encontrar pequeños rincones de la casa para mantener nuestra vida y nuestro trabajo organizados.

Incluso si tan solo se trata de “un pequeño rincón", es importante hablar sobre qué espacio se usa para qué fines. Establecer límites físicos no solo puede ayudar a eliminar los conflictos, sino que también les da a todos en su hogar un nuevo sentido de normalidad en espacios reducidos. 

Establecer territorios 

Realmente no soy una persona desordenada (¡lo prometo!). Pero en comparación con mi esposo, soy un desastre. A Mike le encanta la organización. Cuando limpia la cocina la hace brillar. Cuando dobla la ropa, parece el trabajo de una máquina. Esta es una gran bendición, pero puede resultar frustrante cuando estamos en espacios reducidos. No siempre se emociona cuando no alineo las cucharas en el cajón o si no encuentra algo que está enterrado en el fondo de la nevera. Y me irrita cuando mueve mis cosas porque encontró "un lugar mejor para ellas". Tuve que recordarle esta semana: "¡La cocina es mi territorio!" 

Piensen en nuestra situación actual como una de esas pruebas psicológicas que usan manchas de tinta. Todos responderán de manera distinta al tiempo extra, al aburrimiento y a la cuarentena. Algunos disfrutarán de la tranquilidad, mientras que otros aprovecharán la oportunidad para abordar proyectos domésticos. Tal vez uno de ustedes quiera pedir comida a domicilio y el otro quiera ahorrar dinero haciendo arroz y frijoles. Ninguno de los dos está equivocado.

Manejar estos tipos de conflictos inevitables puede requerir una clara división del trabajo. Por ejemplo, uno de ustedes se encarga de la cena los lunes, miércoles y sábados, y el otro las demás noches. Esto es particularmente importante si tienen niños que ahora están con usted las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Tomen turnos dándose permiso mutuamente para estar "fuera de servicio" para relajarse o para concentrarse en proyectos de trabajo. 

A lo largo de su matrimonio, han aprendido a afrontar desafíos y a decidir quién hace qué tareas y quién organiza qué espacio. Es probable que todos esos "normales" hayan sido alterados. Triunfar en medio de COVID-19 requerirá establecer intencionalmente una nueva normalidad. 

Hablar sobre lo peor que podría llegar a pasar ... una vez

Probablemente nunca hayan escuchado este consejo antes. La sabiduría convencional nos dice que dejemos atrás nuestros miedos y lidiemos con las crisis con optimismo. Como dice Eclesiastés, hay un tiempo para cada estación debajo del cielo. Si bien no queremos vivir con miedo, también debemos lidiar con las posibles realidades de lo que  tanto nosotros como los demás estamos enfrentando. 

Nuestros miedos nos dominan cuando nos obsesionamos con ellos o los reprimimos. Ahora es una temporada para abrazar e incluso anticipar las realidades de pérdidas significativas.

Pedro les dijo a los primeros cristianos, “pongan sus preocupaciones en el Señor porque Él se preocupa por ustedes”. No podemos soltar nuestras preocupaciones hasta que las nombramos. Es completamente saludable hablar y orar sobre qué pasaría si ... e incluso planificar la posible pérdida de ingresos o de seres queridos.

Como creyentes, nuestros peores escenarios posibles no tienen por qué llevarnos a una preocupación obsesiva, sino que pueden desafiarnos a poner nuestra fe en práctica. “Yo les digo, no se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; o por su cuerpo, cómo vestirán. ¿No es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa? Miren las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni recogen en graneros, y sin embargo su Padre celestial las alimenta. ¿No son ustedes mucho más valioso que ellos? " Esto no tiene la intención de ser un estímulo simplista, sino de enfocar nuestra visión espiritual en la esperanza de tener un Dios que ha prometido estar con nosotros incluso si sucede lo peor. 

Servir juntos

Cuando Mike y yo nos casamos, mi padre habló brevemente durante nuestra boda. Él leyó un versículo de 1 Pedro y nos ordenó: “Sean de bendición". Es algo que siempre he recordado. En las buenas y en las malas, ¿cómo podemos, como pareja, ser de bendición para los demás? Servir juntos nos brinda una forma única de unidad. Nos ayuda a dejar de pensar en nuestros propios desafíos al ver que otros están en necesidad. 

¿Cómo puedes ser de bendición durante este momento único de nuestra historia? Hablé con una pareja que pidió pizza para su vecindario solo como una forma de mostrarles amor. Ofrézcanse para hacer mandados para amigos o vecinos que sean mayores o que estén inmunodeprimidos. Organicen una fiesta virtual con un grupo de amigos. Apoyen a un amigo o ministerio que esté sufriendo económicamente durante estos tiempos difíciles. 

El otro día, mi hijo menor dijo: "Algún día les contaré a mis hijos sobre cómo fue vivir durante este momento de la historia". Su comentario me hizo pensar en las historias que me contaron mis abuelos sobre el país durante la Segunda Guerra Mundial. La "generación más grande" se forjó a través de las dificultades que requerían abnegación y sacrificio. En una escala en miniatura, lo que su matrimonio enfrenta actualmente también puede forjar el carácter y la solidaridad acerca de los que un día les contarán a sus hijos y nietos. Son las pequeñas decisiones que hacemos todos los días las que determinarán si salimos más fuertes de las pruebas que enfrentamos. 

 

SOBRE LA AUTORA

La DR. JULI SLATTERY es una experta reconocida en la integración de la verdad bíblica y la sexualidad. Ella es psicóloga clínica, autora, y oradora, con más de veinticinco años de experiencia asesorando, discipulando y enseñando a mujeres. Juli tiene títulos en psicología de Wheaton College (BA), Biola University (MA) y Florida Institute of Technology (MS y PsyD).

De 2008 a 2012, Juli trabajó en Focus on the Family, donde fue copresentadora del Daily Broadcast. En 2012, cofundó Authentic Intimacy con Linda Dillow. Ofrece un podcast semanal (Java with Juli), blogs, charlas y escribe sobre la intersección de la sexualidad y la vida cristiana.

Juli y su esposo, Mike, están casados ​​desde 1994 y tienen tres hijos. Juli es miembro de la junta directiva del Instituto Bíblico Moody. Ha contribuido con el New York Times, USA Today, Today's Christian Woman, la revista Thriving Family, Focus on the Family, Family Life Today y muchos otros medios de comunicación seculares y cristianos.

Comments

To leave a comment, login or sign up.

0

Favorites

Tags

See which tags match your interests. Create an account today