by Authentic Intimacy®


0

Cómo Tener Conversaciones Difíciles

Las personas que escuchan nuestro podcast, Java con Juli, saben que no me gusta hablar por hablar. Desde que era una niña, he sido capaz de sentir agudamente la tensión tácita en una habitación. Me pongo ansiosa cuando tengo un conflicto sin resolver con un amigo o familiar, y tengo problemas para encontrar la paz hasta que se aborde. Tal vez por eso elegí convertirme en psicóloga: La sala de consejería es uno de los pocos lugares donde se nos permite, e incluso se espera, que saquemos el "elefante en la habitación". Es el trabajo de un consejero preguntar sobre la vergüenza, los remordimientos, los secretos y los miedos. Aunque los buenos consejeros también darán consejos, él o ella sólo lo hace después de crear un espacio seguro para que alguien comparta sin temor a ser rechazado o juzgado.

Los temas relacionados con la sexualidad están llenos de tensión: una esposa que sospecha que su marido está mirando porno. Un padre que se da cuenta de que su hija está llegando a la pubertad y deja abruptamente de abrazar a su "niña pequeña". Una mujer que tuvo un aborto hace muchos años que se mantiene en secreto. Un buen amigo o pariente que decidió pasar por un cambio de género y quiere que uses su nuevo nombre.

Muy a menudo, simplemente evitamos estas situaciones, fingiendo como si todo fuera normal y nuestra incomodidad no existe. Esto hace que nuestras relaciones sean tensas y las hace un poco menos que auténticas. Y cuando intentamos hablar de tales cosas, el diálogo a menudo termina en una discusión con ambas partes comunicándose desde un lugar de miedo, dolor o ira.

Como cristianos hoy en día, a menudo pasamos mucho tiempo debatiendo lo que debemos creer sobre la sexualidad. Podemos dedicar algún tiempo a asegurarnos de que estamos honrando personalmente a Dios con nuestras propias decisiones sexuales. Sin embargo, a menudo pasamos poco o ningún tiempo luchando sobre cómo representar el corazón de Jesús mientras interactuamos con personas con las que hay desacuerdo o tensión. Creo que es imperativo, tanto dentro de la iglesia cristiana como fuera de sus paredes, poder entablar conversaciones duras sobre el dolor y el quebrantamiento. No corremos por ahí buscando esas conversaciones, pero tampoco debemos huir de ellas.

Jesús declaró que El mismo era la verdad y que conocer la verdad nos hará libre. En las conversaciones difíciles se trata de buscar juntos la verdad: la verdad como concepto y la Verdad en la persona de Jesucristo. Debemos aprender a hablar eficazmente de cosas difíciles como los asuntos sexuales, la tensión racial y las diferencias teológicas.

Me gustaría compartir con ustedes algunos consejos que pueden ayudarle a comprometerse con gracia con la gente en los conflictos crudos y desordenados de la vida humana.

Entra con gracia

Vivo en el norte de Ohio, no muy lejos del lago Erie. Esto significa que tenemos mucha nieve y hielo. He tenido mi parte de viajes de nudillos blancos a través de tormentas invernales traicioneras. Una de las primeras lecciones que aprendí sobre conducir en una tormenta de nieve es dar a otros automóviles un montón de espacio. Usas el freno varios pies antes de una señal de pare en caso de que tu automóvil decida que no quiere parar. ¡Y nadie se queda en el hielo! Incluso para el conductor más experimentado, manejar en el invierno es impredecible.

Estos mismos principios se aplican en conversaciones difíciles: Hablar de temas sensibles es impredecible. No estás muy seguro de lo que desencadenará dolor o ira mientras conversas. Darse una gran cantidad de gracia y espacio, no tomando cada palabra personalmente, pero apreciando que algunas cosas son simplemente difíciles de articular. Tienes que dar gracia para tener estas conversaciones imperfectamente si alguna vez quieres aprender a tenerlas bien.

Escucha para aprender

Santiago da el consejo: "Sé rápido para escuchar, lento para hablar y lento para enojarte". El autor de superventas Steven Covey escribió que uno de los hábitos de las personas de gran éxito es "Buscar primero entender y luego ser entendido". El principio es claro: Escucha antes de hablar. Escuchar verdaderamente no es sólo esperar su turno para hablar, sino esforzarse por entender las experiencias, creencias y sentimientos de la otra persona. Ser un buen oyente incluye hacer preguntas perceptivas, permitir silencio en lugar de llenarlo siempre, y responder con declaraciones tiernas que demuestran que realmente has escuchado lo que la persona compartió.

Escuchar es fundamental por dos razones. En primer lugar, escuchar muestra respeto a la otra persona. Significa que te importa y construyes un puente emocional. En segundo lugar, cuando escuchas, puedes hablar con mayor discernimiento. Al escuchar aprenderás a hablar eficazmente al corazón de la otra persona.

Comparte sin una agenda

Cuando dialogamos con personas con las que no estamos de acuerdo, comúnmente sentimos la presión de cambiar de opinión. Queremos convencerlos de que nuestra perspectiva es la correcta. ¡Eso no es todo malo! Ciertamente, queremos ser persuasivos y convincentes, ya que compartimos lo que creemos que es verdad. Pero a veces nuestro afán por compartir la verdad (o incluso nuestras opiniones) puede llegar a ser agresivo.

Maestros como Pablo y Pedro eran apasionados por compartir a Jesús, pero alentaron a sus compañeros cristianos a compartir la verdad de manera encantadora. Pablo le dijo a su hijo espiritual, Timoteo, que "Un siervo del Señor no debe ser peleón, sino que debe ser bondadoso con todos, capaz de enseñar y tolerante. Debe reprender suavemente a los que se oponen a él, con la esperanza de que Dios les conceda el arrepentimiento que conduce al conocimiento de la verdad. Entonces volverán a sus sentidos y escaparán de la trampa del diablo, que los ha llevado cautivos a su voluntad." Pedro escribió: "En vuestros corazones venerad a Cristo como Señor. Siempre estén preparados para dar una respuesta a todos los que les piden que den la razón de la esperanza que tienen. Pero haz esto con dulzura y respeto".

Como alguien que enseña sobre temas sexuales, he aprendido que la verdad bíblica es ofensiva. El Evangelio mismo ofende nuestra autonomía y la creencia de que somos "buenas personas". Si bien la verdad que compartimos es ofensiva, debemos tener cuidado de no añadir a esa ofensa con un enfoque abrasivo o agresivo.

Recuerda que no es tu trabajo cambiar el corazón o la mente de alguien. Tu trabajo es ser fiel para compartir lo que Dios ha hecho en tu vida.

Haz una inversión a largo plazo

Parte de lo que nos permite ser buenos oyentes y pacientes en compartir la verdad es una perspectiva a largo plazo. Por lo general, tenemos el mayor impacto en las personas cuando invertimos en ellas con el tiempo. Interactuar con alguien una vez a la semana durante años significa que tienes tiempo para escuchar, aprender, afirmar y compartir la verdad cuando sea el momento adecuado. Una palabra de verdad podría ser rechazada en una temporada, pero incluso solicitada en otra.

Sí, ciertamente hay esos momentos urgentes en los que el Señor te pide que compartas en este momento, pero la mayoría de las veces, la inversión relacional construye una plataforma para el cambio. Como Salomón escribió: "¡Qué bueno es una palabra oportuna!" y "Una palabra bien pronunciada es como manzanas de oro en escenarios de plata".

Al invertir en las personas, ora para que Dios te dé sabiduría para discernir cuándo se debe hablar esa palabra oportuna y cuándo es el momento de escuchar y aprender.

0

Favorites

Tags

See which tags match your interests. Create an account today